martes, 6 de abril de 2010

"MARIA ESPERANZA VARGAS". ¡CANTANTE DE MÚSICA ESPAÑOLA!.

María Esperanza
Vargas.
Viene a nuestros recuerdos la figura de María Esperanza Vargas. Nombrarla, era trasladarse a España y vivir su música. Una voz especial para la Copla y una figura espigada que reflejaba con sus movimientos, todo el salero del baile andaluz. Nuestra Lima de 1949, se adornaba con sus actuaciones a través de radio "Victoria" y este reseñador concurría a su auditorio con su amigo de colegio Víctor Flores La Torre. Eran los últimos años de nuestra primaria y ya nos jalaba la radio con su imán de atracciones.

Qué hermosas presentaciones las de Carlos Alfonso Delgado, el popular animador y figura central de dicha emisora. El gusto de los peruanos era diverso. Estábamos invadidos por el cancionero argentino y ya eran triunfadores Rodolfo Coltrinari y Domingo  Rullo. Existía una variedad de música para escuchar y hasta las "guarachas" no se limitaban al sonsonete de hoy. Tenían melodía y fácilmente nos trasladaban a su pintoresco y alegre mensaje. Una prueba de ello, "El muerto se fue de rumba". Hasta ahora se canta y se baila.

Verdadera estampa "calé".
En aquel medio de buena música y grandes artistas, triunfó María Esperanza Vargas. Artista peruana, dotada de exquisita gracia y estudiosa académica del cante y del baile español. Sus presentaciones en el Teatro Municipal, congregaba a lo más selecto del auditorio limeño. No existía la televisión y sólo en esos grandes escenarios se podían presentar determinados espectáculos. Las castañuelas cascabeleaban flamencas y la gran María Esperanza Vargas, cosechaba el aplauso con el público de pie en el auditorio de Radio Victoria.

Su acompañamiento orquestal era dirigido por el maestro español Enrique Jimeno, violinista de la Sinfónica del Perú y obligado a secundar a todos los artistas internacionales. María Esperanza nos regalaba con su voz, el repertorio de Conchita Piquer o Imperio Argentina, dos divas de oro incomparables. Coplas como "La Bien Pagá", "María de la O" o pasodobles y jotas plenos de alegría, eran el regalo musical, noche a noche, de esta gran cantante peruana de la música hispana que estamos evocando con mucha nostalgia.

Una vez más y... ¡Olé!
Cómo olvidarla, si hasta en nuestros primeros intentos e inquietudes amorososas, bautizamos a "Moza", una linda surquillana, como "María Esperanza". Ese embrujo de su baile era fascinante y conste que por aquellos tiempos nos visitaban estrellas de renombre, caso María Antinéa, Miguel Herrero y la mismísima Lola Flores con sus películas realizadas en México. Fue importante esta estrella peruana. Con todo ese bagaje de su repertorio hispano, se impuso como notable cantante y triunfó plenamente.

Solíamos recordarla en nuestro programa "Musiencuentros", una cita con el pasado en Radio Nacional del Perú y hubo muchos oyentes que nos solicitaban sus grabaciones. Lamentablemente no las poseíamos y tampoco logramos obtenerlas, por si acaso, de algún coleccionista si es que las tuviera. Su figura y su arte quedaron para siempre en nosotros y desde esta reseña, un saludo a la distancia, quién sabe donde esté, a "MARÍA ESPERANZA VARGAS", inolvidable por su voz, su encanto de mujer y el arte que derramó a raudales con su baile. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario