jueves, 22 de abril de 2010

LOLA FLORES "LA FARAONA". NOS VISITÓ Y CANTÓ EN "RADIO VICTORIA".

Llegaban las películas mexicanas a Lima, con su cargamento de charros y pistolas. Las salas de cine de nuestro barrio las exhibían a lleno completo y asi aprendimos a admirar a los Soler, a Negrete, Infante y María Félix, entre otros. Coproducciones con España, nos revelaron a Carmen Sevilla, Sarita Montiel y Lola Flores, esta última bautizada por Agustín Lara como "La Faraona". Dos canciones se hicieron muy famosas: "Pena, penita, pena" y "Limosna de Amores", entre otras.


A Dios se lo agradezco. Permitirme que haga estas reseñas, de todo lo que me "permitió" hacer antes. Fuí un ganador en la vida, porque nací dotado para ingresar a la radio. Nos preparamos oyendo a los grandes locutores y percibiendo la actuación de actrices y actores. ¡La radio era una escuela!. Mucho oído y todo lo demás, cuestión de emular. Así me encontré inmerso en Radio Victoria, famosa por traer a los famosos. Y le tocó a "Lola Flores" y nos tocó actuar a su lado.

En un especial de auditorio, todos los preparativos para el debut de esta estrella, estaban en orden. Desde el control, Juán José Ugaz, el operador estrella ya se encontraba frente a las perillas de su moderna consola. En el escenario, el maestro Jimeno, músico español que afinaba a sus integrantes a la espera de la "Faraona". Lleno completo en el auditorio, incluyendo pasadizos y ventanales anexos. Yo, sin tener porqué, temblando con el libreto de presentación, en el auditorio.

Llegó la hora y nos tocó la grata tarea de, a nombre de los auspiciadores, presentar para todo el Perú a la sensacional ¡Lola Flores!. Di paso a Carlos Alfonso Delgado quien, con su estilo propio y mano en el oído, recibió a la "faraona" entre los aplausos entusiastas de ese gran público. Era toda una embajada de arte. Destacaba por su encanto la jovencita Carmen Flores, la hermana, aquella que hasta ahora, pasado el tiempo, suelo ver en la televisión de España y la sigo admirando.

Todas las "penas y limosnas de amores" se juntaron y Lola, la incomparable Lola, impuso su personalidad de artista en una actuación para el recuerdo eterno. Allí estuvimos, interrumpiendo con los "comerciales". Aún me queda el zapateo de sus bailarines flamencos y el eco de esa música llamada "copla" con su mensaje de historia dramática. Todo el arte histriónico de una mujer gitana, que se envolvía en el remolino de su traje y hacía hablar a su cuerpo. Lola y Carmen, se quedaron en nuestro corazón.

Cómo olvidar, ya en los camerinos, todo el jolgorio natural de esta familia, porque eso eran. Desde nuestra perspectiva recordando sus películas, en ese escenario real, comprobábamos que eran humanos, como nosotros de carne y hueso. Vaya un saludo para Carmen, Lolita y Rosario en España. Sepan que en Lima, hay mucho cariño para Uds. ¡Viva España!. ¡Gracias LOLA FLORES!. Tu arte es eterno y el mundo sigue contigo porque te vió y gozó de tus alegrías y penas. ¡VIVA "LA FARAONA"!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada