jueves, 22 de abril de 2010

"RICARDO BACCO". ¡EL ACORDEONISTA MÁS APASIONADO DE ITALIA". UN SEÑOR DE SEÑORES.

Ricardo Bacco
Cuantas personas que disfrutaron del arte de Ricardo, lo evocarán al reseñarles algo de su agitada manera como afrontó su realidad en el Perú. Llegó a Lima, como todos los buenos inmigrantes, a buscar un sitio donde demostrar su valía. Amaba a su instrumento y ese cariño lo hacía evidente arrancándole toda clase de ritmos y melodías. Hizo amistad desde un principio con Benito Sorrentino, otro mago del Acordeón que residía en la calle San Martín de Miraflores, mi gran amigo de toda la vida.

Nos ubicamos por 1950. Lo recuerdo a través de las transmisiones de Radio Lima que, desde un lugar de esparcimiento, hacía llegar las actuaciones de Ricardo Bacco. Dominaba a la perfección la música de moda, es decir, no se limitaba a su repertorio de origen. Con Julio Díaz, su acompañante en guitarra y Sorrentino a la batería, conformaron un Trío de polendas. El estilo de Ricardo era sencillo y tenía la virtud de tocar sin pausas, es decir, música continuada. No me perdía para nada sus presentaciones radiales.

Un apasionado del acordeón
Por aquellos tiempos, éramos neófitos en estos menesteres musicales. Queríamos ser otro Ricardo Bacco pero, demoraríamos en lograrlo. Recién en el 57 me integraría a las clases de Don Nino Sorrentino y en el 70 optaría por ser músico profesional. Quien diría que este gran músico, años después, me invitaría a suplirlo en uno de sus contratos. Con mi "Transicord" y acompañado de Raulito Saénz, gran baterista peruano, cumplí esa alternativa. Su cliente quedó muy satisfecho de mi actuación pero, allí no quedó todo.

Nos habían pedido una hora extra y llegó Ricardo para saldar el compromiso. Con ese don de gente noble y sencilla, me pidió tocar la última hora. Cómo no hacerlo si en realidad el contrato era suyo. Fue recibido con aplausos y empezó con su versión del tema musical de "Zorba el Griego". Continuó demostrando su talento y por vez primera vi en "vivo y en directo" a este genio musical. Era contemplar a un apasionado de la música en toda la dimensión de su grandeza artística. Es para mi, un recuerdo vivo.

Pose familiar del gran Ricardo
Terminó su actuación y al cumplir con el pago que me correspondía, incliuyó la hora que el actuó. Me pagó todo y lo más significante, me felicitó y agradeció con la enormidad de su corazón y esa sinceridad de su rostro, que se ganó para siempre mi modesta amistad. Actuó en Lima y otras ciudades pero, como a todos los buenos de espíritu, vivió rodeado de malas experiencias sentimentales. Viajó a Venezuela a casa de Benito en busca de ayuda. Lo pedía su "mamma Antonia" pero, su vida tenía un destino marcado.

Concurrí a su sepelio y misa del mes. Conocí personalmente a Dulce María, su viuda, hija del entrañable músico del Brasil Don Pascual Marcilio, gran guitarrista y amigo. Sus hermanos y amistades, entre ellos Franco Bacco, Alfredo y Denise Marcilio, Carlos Berscia y Roger Cortegana, en cuyo taller electrónico conocí a este maestro del acordeón, nos confundimos en la oración y plegaria hacia Dios. Este reseñador, lamentó con dolor tan tremenda pérdida. Ya está en el Descanso Eterno y siempre continúa con nosotros."RICARDO BACCO". ¡La Pasión hecha Música!. Gracias.

Nota agregada el 17 de Abril 2012.- La fotos que aprecian de Ricaardo Bacco, fueron enviadas gentilmente por su hermano Franco y que agradecemos de todo corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada