miércoles, 21 de abril de 2010

"DOMINGO RULLO". ORQUESTÓ MARAVILLOSOS TEMAS CRIOLLOS Y LES DIO OTRA CATEGORÍA. GRAN COMPOSITOR ARGENTINO.

Domingo Rullo
Sabía que Rullo había llegado al Perú, en 1947, con "Los Embajadores del Tango" y sus cantantes Galán y Casares. No puedo olvidar sus presentaciones en Radio América, anunciados por Pepe Delgado y deleitarme con sus versiones de "La Pastora", "Flor de Alhelí", "Pregonera" y otros tangos de antología, que los hicieron favoritos de los oyentes. Por mi mente no pasaba en ese entonces que, en el 54, ya como locutor, comenzaría otra historia. En efecto, ya en Radio Victoria, una de mis tareas consistía en animar con Marco Antonio Castro, las recordadas "Matinés Dominicales", un desfile artístico en el que actuaba Raúl del Mar con la Orquesta Típica de Domingo Rullo. Cuando interpretaba "El Huracán", yo nombraba a sus solistas: ¡Al violín: el Che Lefaye!; ¡al piano: Reynaldo Cruz!; ¡en el contrabajo: "Peralitos"! y... ¡con su bandoneón magico el maestro Domingo Rullo! El público aplaudía a rabiar. Esto sucedía casi en todas las audiciones.

Domingo entre Carlos  Galán
y Carlos Casares.
"Los Embajadores del Tango" hicieron historia en Lima. Se integraron rápidamente al ambiente nuestro y muchos de ellos como Canavino y Casares se quedaron para siempre. Tuve la suerte de contar como vocalista de mi agrupación musical al hijo de Carlos Casares. Muy buen animador y excelente voz.  En esta foto aparece Domingo entre estos dos excepcionales cantantes y que es una joya gráfica que realza esta reseña dedicada a un maestro de la música y estupendo amigo. Realmente Domingo amaba la música y compuso de todo, como esa cumbia "Bailando con la Dolores", de gran éxito.

Rosa Miriam, Rullo, Serván,
D'Angello y Valverde. 1997. 
Este hermano argentino, era el obligado a acompañar a la mayoría de artistas de su país que llegaban al Perú: Libertad Lamarque, Charlo, Hugo del Carril, Sabina Olmos y en los últimos tiempos a Alberto Profumo, Julián Robledo y Alberto Daniel. Me regaló, el 17 de Octubre del 1997, con su actuación en el 3er. Aniversario de "Musiencuentros" con Eleazar Valverde, Rosa Miriam y José D'Angelo, en una celebración que resultó inolvidable. Mi programa siempre promocionó sus actuaciones. También estuvo Carlos Valdivia, excelente maestro de la guitarra y del laúd. Hasta ahora y eso tiene mucha significaciòn, hay oyentes que nos escriben y evocan con mucha nostalgia estas celebraciones y en las que nos acompañaron los grandes amigos de la foto.

Con el Transicord
A Domingo Rullo Basílico, debo el ser músico profesional. Lo visitaba a su negocio en Miraflores y me permitía hacer uso de los instrumentos que allí exhibía. Eran horas de probar el "Transicord", un acordeón electrónico y su amplificador Farfissa, en los que demostraba mi entusiasmo musical. Me dijo: "Carlitos, tu puedes animar fiestas". Me recomendó, me prestó el equipo y en casa de la familia Piagette. Nada menos que una fiesta de Año Nuevo. Con mi baterista Manuel Revilla Villafuerte, hicimos bailar y cantar a una gran cantidad de celebrantes. En la foto pueden apreciarme en plena actuación con el acordeón y su amplificador en el Country Club "El Golf". Cambió mi vida y fue la música, otra columna en la que se sostuvo mi economía familiar. El convenció a Roberto Cruzado de Canal 4, para el cheque correspondiente.

Peter Delis, Domingo Rullo y
Raúl del Mar.
Conservo su biografía, "Memorias de un Bandoneón", un libro que me obsequió con una dedicatoria especial el 16 de Octubre de 1997. Recuerdos con Josecito Pace, Rodolfo Coltrinari, el maestro Fitipaldi y con los que compartíamos esas empanadas "salteñas" que duraban poco tiempo. En fecha de su cumpleaños Eleazar Valverde estrenó mi tango "Domingo" en Radio Nacional del Perú y en la celebración realizada en el "Marcantonio" cuando este restaurante funcionaba en Risso, Lince. En vida, como debe ser, nos dijo y felicitó "Yamandú" del famoso dúo uruguayo "Los Hermanos Gamarra".


El autor de esta reseña entre
Julián Robledo y Domingo.
Domingo Rullo Basilico se casó con una dama peruana que se llamó Luchita Coello. Tuvo tres hijos y vivió en Jesús María. Tito Rullo heredó su talento musical y lo emplea en la flauta traversa. Es al que hemos apreciado que continúa con esa tradición. Juán, siempre fue el  acompañante de su padre en sus muchas  presentaciones e intervenía en la percusión de la orquesta. Han quedado muchas de sus obras en  grabaciones discográficas del cancionero criollo e  internacional. Ha sido para nosotros muy especial y emotiva esta reseña dedicada al gran maestro y amigo. Gracias.



1 comentario:

  1. emocionante e interesante! que orquestón como suenan esos valses del peru, grandiosos!!
    saludos desde buenos aires

    ResponderEliminar