jueves, 9 de agosto de 2012

"JOSECITO PACE". UN QUERIDO PIANISTA ARGENTINO QUE DEJÓ OBRA MUSICAL DEL PLATA EN EL PERÚ.

"Josecito Pace"
Siempre agradeceré a Domingo Rullo habernos brindado su amistad y un asiento muy cómodo para charlar y coonversar de la música de su país y de todo lo que hizo por la nuestra. Tanto en la Casa Sterling de Larco o su negocio propio en Alcanfores, nos abría sus puertas y nos daba todas las facilidades para probar sus teclados, acordeones y otros instrumentos que ponía a disposición del público. Allí conocimos al personaje que ilustra esta nueva reseña. Nada menos que Josecito Pace, el artista que deslumbraba cuando se situaba frente a su querido piano. Muy conversador y contagiante de alegría espontánea. Nos decía que nació en Buenos Aires, donde inició sus estudios de música a los cuatro años de edad, prosiguiendo  en el Conservatorio de Música y Arte Escénico de donde salió graduado a los 17 años. Su carrera artística y ya integrando orquestas de primera linea empezó realmente a los doce. A los 14 debutó en Radio Belgrano y Canal 7 T.V. y de allí a Radio "El Mundo" para irse al Brasil durante tres años.

Eximio pianista argentino.
Llegó a Lima en 1964 contratado por 15 días. Le renovaron contratos y se quedó seis meses y en vista de los éxitos se quedó definitivamente en la capital. Después lo veríamos actuar en diversos escenarios de Lima y Perú, siempre imponiendo su estilo tan especial y florido de recuerdos tangueros. En "La Esquina Porteña" o en "Caminito", lució su arte. Tampoco puedo dejar de mencionar a su bandoneón, el inconfundible Tito Castro, tan buena gente como él. Esta pareja hacía de las suyas sobre el escenario. Ese "Canaro en París" era un encanto. ¡Qué digitación! Un deleite a la vista y al oído. Artistas que nacieron para triunfar, ganándose los aplausos con justicia en cada escenario en el que actuaban. Tito Castro, llegó a grabar un "larga duración" con música del recuerdo de Argentina.

Uno de sus famosos discos.
Evoco al maestro Fitipaldi que lo trataba con mucho aprecio. Le encantaba verlo luciendo un cabello bien cuidado y siempre elegante en el vestir. Con Domingo hicieron muchas presentaciones en Amèrica T.V., donde laborábamos como locutor comercial. Se presentó en todas las estaciones de televisión y llegó a ganarse un prestigio envidiable por su manera de actuar. Un malabarista del teclado y, además, prodigioso para lograr improvisaciones sorprendentes. Hombre normal y casado con una dama médico a la que también tuvimos el placer de conocer en esa tienda que añoramos los que gozamos de su aprecio con Domingo Rullo. En la disquera "El Virrey" grabó más de 10 L.P. y que han sido nuestro refuerzo para el repertorio que también nos guata brindar con nuestros teclados musicales.

Este disco de Josecito Pace nos trae nostalgias .
Llegó de su Buenos Aires querido a buscar futuro en Lima y lo logró. Vino acompañado de excelentes cantores y uno de ellos Alberto Daniel, de potente voz y dramático estilo. Ese "Gricel" o "Malena", tangos inmortales, eran interpretados por este artista con toda la fuerza emocional que llevaba dentro. Otro fue Alberto Profumo, un caballero que nos dejó nostalgias imperecederas. Josecito Pace es siempre recordado en todo grupo que supo de su arte y amistad. Esas horas pasadas a su lado, resurgen cuando oigo sus discos y tenemos que apretar el freno cuando las emociones nos embargan. Recuerdo su programa en Canal 11 que se llamó "Una Hora con Josecito" donde presentaba a la mayoría de intérpretes del cancionero argentino en el Perú.

Josecito Pace en una actuación especial con el
bandoneón de Tito Castro. Están Pipo Cómena,
Paco Cabrejos y Freddy Del Caro entre otros.
Una vez llegaron al programa que conducía Pablo de Madalengoitia: Josecito, Domingo y Alberto Daniel. Debían cumplir con las tareas de idenficar a los artistas del disco que engalanaron con sus grabaciones el planeta. Gardel, Del Carril, Soza, etc. Y lograron el triunfo. Se las sabían todas y contribuyeron con su leal aporte, a una misión benéfica muy importante. Me sorprendieron en el set llamándome a cada instante como "El Hombre del Acordeón". Un grato recuerdo de estos grandes amigos. Nos faltan reseñar muchos, porque a Lima nos visitaron y se quedaron para siempre distinguidos músicos y cantores de Argentina.

Cómo olvidar aquel instante que nos dijo que tenía algo que lo molestaba en el pecho. Se hizo un examen médico y fue fatal. Operado de emergencia lo visitábamos en el Rebagliatti y era un lleno de colegas y gente preocupada por su salud. No había nada que hacer. Su sepelio fue todo un drama musical y en su Misa se hizo presente toda esa generosa familia de artistas que lo despidieron como se lo merecía. No he vuelto a ver nada igual y se nos quedó en el alma para siempre. "Josecito Pace", fue un genio y gran músico "orejero". No necesitaba del pentagrama para lucirse. Una virtud de pocos y que doy relieve con mucha admiración y respeto. Su piano está con él allá en el cielo. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario