lunes, 28 de octubre de 2013

29 DE OCTUBRE DE 2009 A 2013. CUATRO AÑOS DE "BLOGUERISTA". ¡CÓMO CAMBIÓ NUESTRA VIDA!

"El Bloguero".
Hace cuatro años ingresamos al mundo del blog y nos hemos mantenido con el entusiasmo mismo de nuestras primeras reseñas. Son 15 y allí quedamos. El primero fue "Locutores y Artistas en el Perú". Creció tan rápido que nos obligamos a dividirlo. Hemos escrito 650 comentarios para ambos y nos han leído 286,503 personas. Un buen record para un aficionado a recordar tiempos pasados. En total, por los 15 blogs, llegamos a la cifra de 405,677 visitas. Y dejamos de hacer números que es lo que menos nos agrada. Considerando que no tenemos nombradía en esta profesión, estamos satisfechos. Lo que más nos agrada, es haber hecho felices a cientos de familiares de locutores y artistas que han podido apreciar sus reseñas y conocer sus pasos en la radio, el teatro y la televisión. Gracias a ellas nos profundizamos en el recuerdo y hasta de las penas nos alejamos. ¡Santo remedio! No escribimos para recibir halagos ni aplausos. Nos alegramos con un sencillo gracias. Dedicada esta reseña a mi querida y eterna novia que nos acompañará siempre: Antonieta Bernales Quiroz.

El regalo de Zoila Gabriela
Todo empezó gracias al deseo de nuestra hija Zoila Gabriela de que tuviéramos un modo de entretenernos luego de habernos recuperado de nuestra operación de cáncer al colon. Nos obsequió su computadora y estuvimos muy breve conociéndola. Jugando al "Solitario Spider", al "Ahorcado" y otras alternativas de pasar el tiempo escribiendo nuestras memorias. Nos sugirió entonces ingresar al mundo del Internet y fue allí que descubrimos el blog. No sabíamos cómo hacerlo y le pedimos a nuestro sobrino César Serván Alegre en Ginebra que tenía el suyo, nos diera las pautas para poder hacerlo nosotros. Y así fue. Nos valió mucho nuestra mecanografía y mucho más el entusiasmo y los deseos de vivir. Teníamos 75 años de edad y la incertidumbre de continuar subsistiendo con la amenaza de la revancha del cangrejo. Fue un milagro de Dios y jamás ha sido motivo de buscar notoriedad con ello. No tenemos tan pobre imaginación.

Zoila Gabriela Serván
Fuimos aprendiendo al paso. En principio no sabíamos nada de fotografía en el sistema. La verdad es que era necesaria una ilustración del personaje y la suerte estuvo con nosotros, porque un experto en la enseñanza del cómputo, Pedro Peña Huapaya, nos visitó y programó la manera de recortar fotos y añadirlas. Todo dependía de nuestro esfuerzo y había que ganarle al tiempo. Algo más. Muchos de los familiares de mis reseñados, nos enviaban fotos por el correo y otros datos que consideraban oportuno agregarlos. Casi como jugando. Se cumplía así el objetivo de nuestros hijos para que "los años que nos quedaban" fueran entretenidos. Tenían toda la razón. Encontramos el mejor método de olvidarnos del terrible mal y es lo que les aconsejo a mis amigos. Olvidarse de todo y divertirse escribiendo. Las horas se  pasan volando con nosotros en el espacio.

La segunda fue obra
de Julio Sullca.
Descubrimos nuestro tercer talento y lo manifestamos con mucha modestia. Ya habíamos sido comunicadores sociales en la radio y la televisión con nuestras dotes de locutor y actor de radioteatro. Habíamos obtenido éxitos artísticos y pecuniarios como músicos y encontramos la oportunidad de escribir sin exigencias y sin pago alguno. Ejercitar nuestra memoria con las evocaciones de nuestros años pasados. No nos fue difícil. No teníamos horario fijo y aquella computadora obsequiada por Zoila Gabriela, nos quedó chica. Hamilton Zevallos Trujillo, querido colega y amigo, nos recomendó a su sobrino Julio Sullca y este gran muchacho hizo que obtuviéramos la segunda. Nos enseñó buenos secretos y le debo mucho. También debo reconocer el aliento de mi hermano Carlos Morán Euribe, que nos pronosticó muchos éxitos y nos vaticinó que no tendríamos tiempo de responder a tantas cartas y comentarios. Buen trabajo y que también nos aleja de los recuerdos malos. ¡Esa es la voz!

Alejandra y Joaquín.
Mi inspiración.
Fueron naciendo otros blogs y de acuerdo a los requerimientos necesarios. Agregamos "Qué Notables Fueron", dedicado a los deportistas peruanos. "El Surquillano" y las evocaciones del barrio donde nací, crecí y me desarrollé para ser útil. "Hablemos de Amor", una cita con la poesía recopilada por Pepe Godard Alzamora. "Servaneando", el blog familiar. "Saludos", "Comentiquejas", "De todo un poco", "Hola, Carabayllo", "Musiencuentros", "La Foto y su Leyenda", "ESMISALUD" con mis experiencias en el Hospital Sabogal y recuerdos de mi querida oncóloga Dra. Patricia Pimentel. Creamos "Mis Condolencias" y "Remembranzas". Quince blogs. Destaco esto como una manera de incentivar a la gente de la tercera edad, como nosotros, a dejar testimonios escritos y siempre con la seriedad y respeto que merece cada personaje. Por otro lado, insisto, es un buen método para entretenernos. Los nietos son otro aliciente y se los debo a Mechita y Juán Carlos, mis otros hijos queridos. El 10 de Noviembre cumplen cinco años de edad.

Gracias "Eduardito" Cavero
Es un libro abierto el que dejamos. Siempre regalados por la gratitud que premia nuestro modesto esfuerzo. Tampoco puedo dejar de mencionar a José Eduardo Cavero Dubois, el pequeño "Eduardito" de Radio Victoria y que hoy ya es un feliz abuelo. Es la única persona que ha tenido, de manera voluntaria, ha respaldarnos económicamente y como reflejo de la bondad de quien fuera su padre, un luchador de la radiodifusión peruana y al que reseñáramos sin que antes él lo supiera. Por eso adquirimos nuestro moderno sistema de cómputo y podemos gritar a los cuatro vientos: ¡GRACIAS A LA VIDA! Por supuesto que esto no desmerece por ningún lado el apoyo de quienes nos leen y apoyan con sus felicitaciones. Reconocido a mi comentarista estrella Luis Alberto Espinoza Bazán "Oldies" y a mi otro amigo Fernando Barrenechea Neglia. No nos olvidamos de José Romero Milian, quien nos "orbitó" a You Tube y ojalá nos haga otra visita. A todos en general y con un fuerte abrazo les digo: Gracias. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario