sábado, 28 de mayo de 2011

LOS "JAI ALAI". PAQUITO, "EL CACHI" Y AGUSTÍN, UN TRÍO DE ARTISTAS ESPAÑOLES QUE HIZO HISTORIA EN EL PERÚ.

TRÍO "LOS JAI ALAI".
Desde adolescentes sentimos mucho afición al "cante" español. Épocas de "La Tani", "La Luna Enmorá", "La Bién Pagá" y mucha música notable que nos llegaba con la visita de grandes artistas hispanos. Mucho recuerdo la visita de "La Gitanela", una cantaora que interpretaba el repertorio de Conchita Piquer y quedó grabada en nuestras retinas. De la misma manera, en las décadas del 40 y 50, cosechaban inmensos aplausos, Paquito,  el "Cachi" y Agustín, conformantes de un trío de lujo: "Los Jai Alai". Inolvidables: "Capote de Grana y Oro", "Mi sombrero", etc. En un principio fue quinteto. Federico, el de la bandurria, se enamoró y se quedó en Panamá. Un segundo tenor, Jesús, se quedó en Colombia.

Tiempos de la radio. La televisión, ni se soñaba. Este conjuntos vasco se ganaba la simpatía del público limeño y conquistaba con su garbo a las lindas chiquillas que colmaban sus auditorios. Los vi actuar en Radio América, cuando esta emisora estaba ubicada en el Jirón Ocoña, a pocos pasos de la Av. Tacna. Gracias a Juan Manuel Oleagoitia, "Sagitario", contamos con grabaciones de ellos. Ese acordeón del "Cachi" y haciendo segunda voz; Agustín, guitarra y tercera voz armónica y el cantor, el inimitable Paquito, nos han vuelto a emocionar y retroceder en el tiempo a un lugar del que no deseamos salir

"Paquito", Francisco García Monterio, tenía una sonoridad en su voz con tesitura de tenor. Todo el salero vasco y una simpatía sin competencia. Agustín Gutiérrez, el más alto del trío, llenaba la armonía con su guitarra y su singular manera de cantar. La identificación del trío corría a cargo del "Cachi", Nicasio Oleagoitia, un acordeonista singular y que, pasados los años, se estableció en nuestra Patria, hizo negocios como "la Casa Vasca" y se identificó tanto que se casó y trajo al mundo otro regalo para el arte majo: su hijo Juán Manuel, "Sagitario" y a quien debo el poder realizar esta reseña.

Los "JAI ALAI", eran estrellas en cualquier escenario. Los teatros, los grandes Hoteles como el Bolivar, el Crillón o la boite El Embassy, recibían su espectáculo siempre entre grandes aplausos. Sus audiciones por la radio, contaban con una sintonía bárbara. Recuerdo, cuando apareció el Canal 9 TV. de Radio El Sol en la Av. Uruguay, el "Cachi, unió su voz y acordeón a las de Humberto Barúa, ex primera voz de "Los Paraguayos", aquel de Digno García y Luis Alberto del Paraná, y Manolo Pérez Valero, cantaor y gran amigo nuestro, formando "Los Chaqueños". No tuvo el éxito de los "Jai Alai".

Por "Sagitario", sabemos que tuvo contacto con Paquito en Santo Domingo por los años 90. Perdió la voz en Bogotá, cuando hacían gira de despedida. Con Agustín Gutiérrez, "el Cachi"  se veía con él en la Gran Vía madrileña y siempre se tomaban su vinillo allá por 1982. No tuvo mayores noticias de ellos. Sobre su padre, nos cuenta que falleció en el 96 y en Noviembre. El Alzheirmer se lo llevó en 4 años con toda su crueldad. En sus últimos días, Juán Manuel le cantaba al oído cuando estaba conectado al oxígeno y "el Cachi" le hacía el contracanto. Fue músico hasta el final. Yo diría: "tuvo un corazón muy fuerte". Un artista gigante. ¡Olé, "Cachi"!

Escribir esta reseña me lleva a la melancolía. Es evocar tiempos mejores y artistas que nos hicieron vivir su música. Paquito, "el Cachi" y Agustín, "Los Jai Alai", para los de mi generación, son inolvidables. Cuanto arte y alegría nos regalaron. Como amigos, excelentes. Aún saboreo las ricas "paellas" en el Club español y en la Casa Vasca en compañía de este señor del acordeón, instrumento mío como músico y que no me permite olvidarlo. Las gracias nuevamente a Juán Manuel "Sagitario", que me ayudó a realizar esta especial reseña de los "JAI ALAI". Dios los tenga a su lado. Gracias.

1 comentario: