miércoles, 26 de mayo de 2010

"LOS TROVEROS CRIOLLOS": LUCHO GARLAND Y JORGE PÉREZ.

Los Troveros Criollos
Cada agrupación musical tiene una característica. La que vamos a reseñar estaba conformada sólo por dos extraordinarios artistas: Luis Francisco Garland Llosa, limeño, guitarrista excelso y creativo, de toque fino y armonioso y quizá su mayor virtud, arreglista. La pareja vocal, el "carreta" Jorge Nicolás Pérez López, huaracino y mas que cantante de gran voz, un decidor con mucho talento y gracia natural. En un medio donde triunfaban los tríos criollos, surge el dueto cantor de más éxitos discográficos de todos los tiempos en nuestro país: "Los Troveros Criollos". ¡Muy buen nombre! Dominadores de los temas tradicionales, encuentran un aporte singular de nuevas canciones que, con el estilo alegre y variado de Garland y Pérez, se elevan rápidamente y se extienden a todos los confines del Perú y son inmortales.

Los Reyes de la replana
Esa fábrica de los famosos temas replaneros se llamó Mario Cavagnaro. Talentoso compositor que estudió las características del dúo y se adaptó creándoles el repertorio adecuado y que los llevaría al triunfo. Lima, vivía igualmente su transformación popular y así aparecía el extrañado tabloide periodístico "Ultima Hora". La pista para levantar vuelo estaba lista y este bimotor criollo había calentado motores desde que se juntaron como "Los Troveros Bancarios". Nada menos que bancarios y con repertorio propio. Esas presentaciones en radio "El Sol" y las historias de "Cirilo Murruchuca" o "El Zapatero Celoso", hacían soltar más de una carcajada al auditorio. La pena llegaba con "Yo la quería Patita" y quedábamos todos con los ojos "rojimios" por el llanto. ¡Qué tales historias!. Época inolvidable que bailamos con Jorge Pérez y Lucho Garland, al compás de un vals "replanero".

I. Barúa, A. Mendoza, Serván, "Fetiche" y Pérez.
Con Jorge Pérez, tuve el gusto de realizar un radioteatro en "El Sol". El lo recuerda con mucho afecto y acompaño con la foto en la que están Ina Barúa, Ana Mendoza, un servidor, "Fetiche" y "El Carreta". Nos acompañó la víspera de nuestro matrimonio con Sorogastúa, Enrique Cruzado y los "patitas" de la radio. Todo un señor "carreta" y al que le brindo este homenaje. Con el gran Lucho Garland, bastó la primera vez en Canal 4, en esa cabina de locución con Dongo y Pizarro, para conocer todo su talento de crítico, músico y creador.

Trío "Los Troveros Criollos".
Este popular trovero realizaba una audición en Radio América y nos sorprendía por sus conocimientos del aspecto histórico de nuestra canción. Renovó el estilo a través de un trío con Humberto Pejovés y Pepe Ladd, grandes cantores de otro nivel, quizá demasiado superior al original y por lo tanto no igual. La dupla Garland y Pérez, selló para siempre la historia de "Los Troveros Criollos". El "carreta", por su lado, hizo todos los intentos de reflotarse y hasta tuvo de segunda voz a Rafael Matallana, con MIguelito Cañas al piano. Indudablemente resultó una novedad, pero no igual al original dúo de "Los Troveros Criollos.

Con el Dr. Sánchez de primera voz del trío.
La misma historia de "Los Panchos". El trío perduró mucho tiempo, pero jamás como lo hiciera con la voz de Hernando Avilés. Hay mucho que podríamos agregar sobre nuestro querido dúo. Evocaremos a "La reyna de España" con un saludo de "El Soldado". Le hará un guiño con "Gracia y Donayre" y toda "Sensitiva" le dirá "Olvídate de Mi" porque me espera "El Parisién". "LOS TROVEROS CRIOLLOS", ¡Lo máximo con Jorge Pérez y Luis Garland! Ingresaron a la Historia de la Canción Criolla por la puerta grande y allí han de permanecer por toda la eternidad. Mi saludo y respeto para ambos, Lucho Garland y Jorge Pérez, a los que evocamos siempre con admiración. Gracias.

domingo, 23 de mayo de 2010

"DON LUIS ÁLVAREZ TORRES". UN SEÑOR ACTOR TRIUNFADOR EN "COLLACOCHA".

"Luis Álvarez".
Indudablemente un señor actor de actores. Nacido el 29 de Julio de 1913 en Arequipa, no supo de una infancia holgada y creció con ese espíritu propio del que supera sus dificultades en base a su esfuerzo. Es Luis Älvarez, el que se impuso a la cruel y adversa historia de su niñez y que llegada la juventud, jamás pudimos conocer su verdad. No logró lo que era su mayor meta y aspiración: culminar sus estudios. Lo llamó el ejército y estuvo en Colombia, avizorando su futuro con ensayos teatrales en medio de la frontera selvática y entreteniendo a los soldados. Lo evoco con  mucha simpatía cuando integraba el elenco del  radioteatro que dirigía Alberto Sorogastúa en Radio Victoria. 

No podíamos entender que Luis Álvarez, el laureado gran actor del teatro peruano, se sometiera a las indicaciones de alguien, evidentemente no superior a él en el campo teatral Era sorprendente su gran ánimo y humildad. Nos convencíamos antes de tiempo que el "actor", en su lucha por la supervivencia, tenía que recurrir a estos extremos. Su carcajada sonora y natural y sus bromas a Consuelo Rey o a Ana Mendoza a las que "osculeaba" en las mejillas, hacía olvidar su drama humano. Sus tomaduras de pelo, muchas veces pesadas, las tomábamos como si fuera un honor, si procedían de él. Era el optimista actor que hacía del ensayo, todo un recreo.

¡Así era yo!  ¡Un galán!
Sus humoradas mostrando su dedo meñique mocho y sus recuerdos de excelente motorista del tranvía, nos dejaban perplejos. Me decía: "Tu eras un gorrero. Yo te conocí.". Todo lo que reseño sucedía en el ámbito del radioteatro. Estaba muy jovencito Alfredo Bouroncle quien, paradójicamente a nosotros, se mostraba extremadamente serio. Cuando la televisión estaba ad portas, Luis Álvarez decía: "a mí que me dejen en la radio". Es que los críticos decían que los "feos" no tendrían cabida en la nueva industria y Don Luis agregaba: "y a los viejos también". Jamás tomó en serio esas advertencias y poco tiempo después triunfaría igualmente en la televisión. "Así era yo", parece decir Don Luis en esta foto.

Con Sorogastúa, gran amigo y excelente narrador de fútbol a quien también reseñaremos, cumplimos al lado de Luis Álvarez  un rol diferente. Nos tocó cantar. Se trataba de una comedia musical en Radio El Sol y en la que figuraban como invitados Rosa Palma "Fetiche" y el "carreta" Jorge Pérez. Todos hicieron su papel de actuación y canto pero menos Don Lucho. No se animaba a hacerlo y tuvimos que doblarlo en los trozos musicales que le correspondían.  Asi era el radioteatro. Luis Álvarez retornaba al día siguiente con otra de sus ocurrencias y en referencia a su "voz de cantante". Le habían hecho una propuesta los de la Zarzuela, ante su apoteósico debut y soltaba la carcajada franca y contagiante..

Luis Álvarez, Alberto Sorogastúa, Pedro Espichán
y José Carlos Serván en Radio "El Sol". 1959.
Ponderarlo como el ícono de "Collacocha" sería exagerar en esta reseña. Hay comentarios sobre su sin igual actuación como el ingeniero Echecopar, nada menos que de Ricardo Blume y de Fernando Belaúnde Terry. Los invito a leerlos en Internet y quedarán sorprendidos. Si me referiré a la representación de esta obra de Enrique Solari Swayne en Canal 2 de Televisión, el de José Eduardo Cavero. Con una gran escenografía y la iluminación especial del ingeniero Panta, profesional del cine americano, Luis Álvarez reeditó de manera triunfal, su actuación en los Teatros del Perú y América. Quedamos conmovidos de tal suceso.

Debutó en los años 40 egresado de su propia academia teatral de la vida. Estudiaría en  la Escuela Nacional de Arte Dramático y sería su primer egresado. Como maestro formó a actores de la talla de Ricardo Blume y realizó múltiples obras en su prolífica vida artística. Hizo televisión y allí están "Simplemente María" y la historia de "Natacha". En el 95 se le rindió un justo homenaje a su dilatada actuación, siendo maestro de ceremonia Pablo de Madalengoitia.  "LUIS ÁLVAREZ TORRES", nos dejó poco después a los 96 años de edad, dignamente y orgulloso de su ancianidad y años dedicados al Teatro Peruano. Gracias.

"HAYDEE PARERAS". RECORDADA Y QUERIDA ACTRIZ DE RADIOTEATRO.

Seguimos recuperando nombres de las estrellas del ayer. Esta vez nos referimos a Haydee Pareras, muy buena intérprete, de escelente voz  y especialista en dramas. Época de oro del radioteatro peruano con las figuras famosas de Violeta Bourget, Carmen Lecaros, Sonia del Mar y otras maravillosas actrices. Haydee, muy estudiosa del libreto, se prodigaba en ofrecer una actuación  relevante. Como casi la mayoría, se la podía oir en diferentes emisoras radiales.

Fuimos compañeros de labor en Radio Victoria, cuando esta funcionaba en los bajos de La Cabaña. Era de pequeña estatura y bastante corta de vista por lo que utilizaba gafas de gruesas lunas. Muy locuaz y exigente en los ensayos. Dos personalidades diferentes. Durante la actuación, suma seriedad y responsable al brindar a su personaje, la mayor compenetración. Fuera, ya en el descanso, se convertía en la amiga preocupada de compartir penas y alegrías con todos.

También estuvimos laborando con Elvira Travesí en Radio El Sol. Siendo Elvira el personaje central, tomaba ella el secundario que no por eso era intrascendente. La mayoría de veces, se constituía en el papel más exigente y que ponía a prueba todo su talento. Era en estos roles que jugaba importancia la voz y carácter de  Haydee Pareras. Observarla en el salón de radioteatro, era una experiencia muy especial porque veíamos en toda su dimensión a esta pequeña gran actriz.

La recuerdo muy enojada con Juán Felipe Montoya, locutor y actor de "Victoria" que, siendo el director, solía llegar muchas veces casi en hora de darse inicio a la actuación. Con los libretos en las manos y presto a repartirlos a cada cual, recibia la reprimenda de Haydee que no lo toleraba. Escenas que se repetían casi constantemente entre la dama, acostumbrada a la puntualidad extrema y el caballero Montoya, al que nadie pudo convencer de entrar en disciplina y a la hora. Lo comento con sano humor.

A modo de anécdota. Cuando debía presentarme por primera vez ante José Eduardo Cavero y él era el nexo inmediato para concertar mi primer turno de locutor, tuve que esperarlo más de dos horas. En ese lapso y sin imaginármelo, sostuve unos entredichos con el gran broadcaster que por poco, no me desalojó de los estudios y se hubieran frustrado mis aspiraciones. Con este mismo Montoya, Haydee Pareras las pasó muy mal, tratándose de su extrema responsabilidad.

Hubo muy buen tiempo que no supe de su actividad. Trabajaba en los 90 en Canal 4 y recibí la visita de un joven que quería conversar conmigo y venía de parte de Juán Carlos, mi hijo. Lo invité a ingresar y al verme, muy emocionado confesó ser el hijo de Haydee. Supe allí que mi querida amiga había sucumbido de manera trágica en un  incendio. Fue realmente impactante la noticia.  Hoy evoco a HAYDEE PARERAS, actriz y gran madre, a la que tenemos siempre presente. Gracias.


viernes, 21 de mayo de 2010

"MANUEL D'ELORIO". MAESTRO DE LA ACTUACIÓN TEATRAL.

Consagró su vida a la actuación teatral y empezando muy joven, supo de aplausos sobre el escenario. Voz adecuada a cada personaje y muy estudioso de sus características. Hombre cordial, amable y consecuente. Un verdadero colega presto a dar la mano y su apoyo al que comienza. Manuel D'elorio, insigne actor de carácter, bien podía representar al curita de pueblo con toda su humilde figura o al temible asesino fugado de la carcel, presto a vender cara su libertad. Un "característico" de primera.

En la época del radioteatro, su voz se escuchaba indistintamente por varias emisoras. Llegó a dirigir su propio elenco, siempre benevolente con sus colegas. Pertenece a la generación de Luis Älvarez, Leonardo Arrieta, Carlos Gazzol y otras figuras notables. Lo recuerdo en una película peruano mexicana al lado de Fray José Mojica llamada "Seguiré tus pasos" con Fernando Larrañaga, Luis Álvarez y los pequeños de ayer "Chachita Hormazabal " y Juliancito Bravo. También, Fernando Soto "Mantequilla".

Aquí, una dedicatoria a Ricardo Tosso O'Connor, muy popular en el mundo infantil con su personaje "Mi Pagliacci". "¡Que corta fue tu vida, viejo farandulero. Te fuiste de repente, soltaste las amarras y empezaste a volar. Espero que en las noches, do reyna el plenilunio, al borde de las playas, que solo se ve en sueños, junto con los delfines, recomiences a actuar. Píntales las bocotas, con el rojo encendido: el rojo bermellón y cuéntales los chistes que tu sabes contar. Y luego en compañía de ángeles y delfines, espérame llegar".

Fue una muestra de amistad al desaparecido actor, padre de Ricky Tosso. Otra muestra de recuerdo y amistad la presente: "ENMUDECIERON". Enmudecieron las tres voces varoniles más preclaras del Perú y quedamos en silencio los oyentes del país. Eran tres voces galanas con diferente color, voces claras y educadas pero con igual valor. De Oro puro la de Arturo, de Plata la de Guillermo; del más noble y puro acero, de Víctor Dongo la voz. Ahora están en las alturas, en "cabina" celestial.

El homenaje de Manuel D'elorio a Arturo Pomar, Guillermo Lecca y Víctor Dongo Casalino, desaparecidos por la misma época y que nos remitió a nuestro programa "Musiencuentros" en Radio Nacional del Perú. Nos visitaba con frecuencia y, algo alejado de los escenarios, estaba dedicado a ofrecer vestuario a las compañía teatrales y a la televisión. Desde un sombrero de antaño, trajes virreynales, uniformes militares y toda la variedad de vestimenta necesaria  para una actuación. Aquel era su negocio.

Su nombre real fue Manuel Velorio Bermúdez. Al llegar nuestra jubilación dejamos de vernos y es muy grato evocarlo en esta reseña. Sigue viviendo en el recuerdo y así están considerados todos aquellos artistas a los que nos unió el radioteatro o la música. "MANUEL D'ELORIO", un actor de la voz y la actuación, nos ha dado el privilegio de crear una página más de "Artistas en el Perú". Seguiremos incrementándola, porque es hacer justicia a su largo trajinar por los diversos escenarios de la vida. Gracias.


miércoles, 19 de mayo de 2010

"JORGE HUIRSE". GRAN PIANISTA Y ARREGLISTA DE PUNO. TRIUNFADOR CON SU ORQUESTA EN ARGENTINA. ESTUPENDO MÚSICO.

Jorge Huirse
Reyes
Es otra de las glorias de la música peruana. Excelso pianista que ganó en sus años mozos una beca para estudiar en Buenos Aires y que aprovechó muy bien. Se graduó de musicólogo y de arreglista y son notables los trabajos que hizo para las grabaciones de "Jesús Vásquez", "Los Trovadores del Perú", Delia Vallejos, "Los Morochucos", "Los Trovadores Limeños" y el "Trío Melodías de América". Reconocería que tuvo gran ayuda de músicos argentinos y que colaboraron en muchas de sus instrumentaciones. Era otro el nivel que halló  y que supo asimilar. Tuvo como primer violín nada menos que a Américo Belloto, "Don Américo", famoso por acompañar a célebres cantantes románticos como Leo Marini, Hugo Romani y otros. Pues fue integrante de la orquesta de Jorge Huirse y que grabara para el sello "Odeón", en Argentina, los éxitos que gozaron varias generaciones de peruanos. Lástima que en su tierra este peruano triunfador no tuvo la relevancia que merecía por todo lo que hizo por nuestra música.

El joven Jorge Huirse.
1941.
Para los que entendemos algo y especialmente tocamos un instrumento musical, es formidable lo que se consiguió con la polca "Dime por qué me has abandonado" del compositor José Márquez Collazos. En aquellos tiempos, el virtuoso Jorge Huirse, como arreglista, no tenía la capacidad técnica de hacerlo. Tuvo una ayuda y aprendió estos secretos que lo avalarían después para conseguir sus títulos. Los temas con Jesús Vásquez, tuvieron el apoyo de voces como la del "polaco" Roberto Goyeneche, el cantor argentino Juán Carlos Miranda y el supuesto cubano Guillermo Pérez "Macucho", de voz más aguda entre sus vocalistas. Indistintamente grababan como solistas. La beca que le otorgó el Presidente Manuel Prado, fue muy bien aprovechada por Huirse. Las enseñanzas de su padre, Don Rosendo Huirse, del pianista Genaro González y del musicólogo Juán Sierra, sus iniciales maestros formadores, tuvieron efectos positivos en Argentina. Conservamos nuestra propia colección de discos de Jorge Huirse.

Siempre cordial y
sincero.
Son inolvidables los toques de piano a cuatro manos, apoyando a Miguel Paz en las grabaciones de "Los Trovadores del Perú". Lograron un sonido muy diferente y original. La versión del vals "Mi Perú", del "chato" Raygada y por "Los Trovadores Limeños", es otra muestra de su talento como pianista y al lado de Miguel Paz. Alfonso Egoaguirre y Lucho Sifuentes, "Los Morochucos", en grabaciones como "El Arbol de mi Casa" y otras, fueron favorecidos por el arte de Jorge Huirse. Su propia orquesta y cantantes son una joya y deleite para el oído. No se igualó esta producción. En Buenos Aires integró en un principio un llamado "Conjunto Típico Peruano", una agrupación que interpretaba lo propio regional y variedades sudamericanas sin figurar su nombre. Una manera de evitar problemas con el otro sello famoso que lo auspiciaba. Fue allí que bebió experiencias y tuvo ocasión de interpretar valses, polkas y temas internacionales. Estas evocaciones son producto de felices encuentros que pasamos juntos en América Televisión y en el restaurante "El Tondero", en el agrupamiento de viviendas "Las Torres de San Felipe" en donde actuábamos coincidentemente con nuestro grupo instrumental.

Cancionero de Lima.
Año 1943.
A su retorno a Lima y con su carga de pentagramas a cuestas, tuvo que realizar grandes esfuerzos para conseguir músicos que leyeran aquellos escritos. Recuerdo comentarios de integrantes de su orquesta que aducían que sus arreglos eran demasiado exigentes para lo que significaba su música. No se pudo tocar los éxitos que le dieron fama. Demasiado duro consigo mismo y en un medio no acostumbrado a tanta rigurosidad tuve el gusto de estar presente como locutor comercial de sus presentaciones en Radio Victoria. Remonto este recuerdo a 1957 y la manera tan especial como lo anunció en su primer programa nada menos que Carlos Alfonso Delgado. Fuimos testigos de sus grandes esfuerzos y decepciones. Había que adecuarse a la mediocridad de los músicos acompañantes. Compuso los valses "Encontré una carta tuya" y Quisiera verte siempre", este último que sirvió de tema y argumento para un radioteatro en los inicios de Radio "Victoria", Su bolero "No quiero volver a quererte" y en la voz de Jesús Vásquez, resultó un poema al amor. Versos y música en los que Jorge Huirse se mostró con todo su talento creador.

Sensacional compositor.
Las grabaciones que realizó con su orquesta en Lima, no llegaron a igualar sus primeras producciones. Sin embargo, demostraron su alto grado de profesionalidad. El trajín musical de su vida, no afectó para nada sus deseos de continuar en actividad. Grabó para varios sellos limeños, entre otras bellas páginas su "Amanecer Andino", una joya de nuestro folklore. Obras que perduran con su orquesta, "Los Carnavales" de Rosendo Huirse y que apareció antaño en discos de 78 RPM. Son de antología la polka "Lima", el poema sinfónico "Túpac Amaru", el huayno "Balsero del Titicaca", la marinera "Montonero Arequipeño", con letra del escritor mistiano Enrique Portugal, y otros. Gran talento del Perú. Maestro sumamente agradable y conversador. Crítico y con razón, nos convencía de sus acertadas opiniones. De algún modo decepcionado por la falta de apoyo a lo que pudo seguir dando.

Una de sus últimas grabaciones
Lo admiré y agradeceré siempre el tiempo que nos brindó. Prefería la soledad a estar "mal acompañado". Como todo artista, sentía una gran emoción al evocar tiempos idos. Sus años y buena fama lo desvinculaban del figuretismo barato. "DON JORGE HUIRSE REYES", toda una historia lograda como gran pianista y sus arreglos de nuestra querida música, nació en Puno el 3 de Setiembre de 1915 y falleció en Lima el 11 de Diciembre de 1992. Nuestra vida fue premiada, porque tuvimos el honor de acompañarlo con nuestro acordeón y baterista, en presentaciones que hiciera en la "Peña del Club Arequipa" y a plena satisfacción del maestro. Igualmente tuvimos la misma experiencia con el gran Lorenzo Humberto Sotomayor, autor del vals "Corazón". A Dios, reconocido por tanta bondad. Gracias.

martes, 18 de mayo de 2010

PEDRITO OTINIANO. "EL RUISEÑOR DEL AMOR". ALMA Y VOZ DEL "TRÍO CONTINENTAL" EN CRIOLLO.

El Ruiseñor del Amor
Pedrito Otiniano, no hay otra forma de tratarlo, es el más popular de los cantores que con Lucho Barrios, Julio Jaramillo y Johnny Farfán, por nombrar sólo cuatro, se convirtieron en exponentes del bolero cantinero que invadió el mundo del disco. Con la desaparición de Lucho Barrios, se pudo comprobar la enorme fuerza que este estilo tuvo, entre diversos públicos, muy especialmente el popular. Lástima que esta  demostración de afecto sólo se manifieste y rebrote, cuando el artista se va. Este proceso es ley de la vida y la noticia.

Sentimiento Cantor
Es conocida su vida artística primaria en los caminos del criollismo y del que, a pesar de los triunfos con el bolero, jamás se apartó y  ha seguido practicando en su vida bohemia con gran altura. Por la década del 50, en el "Club Unión" de la Plaza del mismo nombre, solía demostrar su arte de cantor criollo. Lo vimos actuar en Radio Victoria, conformando "El Trío Continental" con Alberto Urquizo La Negra y una primera guitarra que no recuerdo. Fue precísamente en un homenaje a los ídolos del pueblo, "Los Embajadores Criollos".

Pedrito, el de siempre.
Fue allí que Lucho Barrios no pudo cantar el vals que había ensayado por divergencias con el animador y al poco tiempo triunfaría en el mundo del bolero. Por la misma época, Pedrito Otiniano, tentado por aquellos éxitos, acepta una propuesta para grabar y empezaría su gran historia romántica. Llevó su voz al disco con mas de 600 boleros y hasta llegó a cantar en portugués y japonés. Para Lucho Vélez, gran relator deportivo y amigo nuestro, Pedrito Otiniano en el Perú, era el Agustín Magaldi del cancionero argentino.

Su versión de tangos como "Consejos de Oro" en su estilo, nos hicieron comprender su comparación. Gran fama adquirirían "Ay Cariño", "Cinco Centavitos", "Que te vaya bién" y todo ese extenso repertorio que el público disfruta con gran admiración. Enviándole un abrazo fraterno, tuvimos ocasión de acompañarlo en la "Peña del Club Arequipa", en la que desfilaron Alicia Lizárraga, Alejandro Cortés y Esther Granados entre otros. Con Raúl Sáenz, su batería y nuestro Acordeón, nos dimos tal lujo que siempre evocamos..

En sus años mozos.
Incluyo sus declaraciones en las que manifiesta que es limeño y nació en 1927. Debutó a los 19 años en 1946 por Radio Mundial y cantando el vals "Fatalidad" de Laureano Martínez Smart. Siempre inmerso por aquellos tiempos en nuestro cancionero criollo, logra un resonante triunfo en un concurso de Radio Excelsior y allí empieza su largo peregrinaje hasta su cambio al "Bolero Cantinero". Es, sin ninguna duda, el querido "Ruiseñor del Amor" que, con sus canciones, ha sabido ser causante de muchas historias románticas.

"Le ha robado las llaves a su tocayo San Pedro" y con gran sentido del humor, se refiere a las varias veces que se ha recuperado de situaciones aflictivas para su salud. Acompañó a su amigo del alma Lucho Barrios y abogó por que se le diera una despedida y sepelio, acordes con su fama. Sigue presentándose en ocasiones que algún contrato lo haga subir a un escenario y con todo su espíritu romántico vuelve al canto. Es su lugar y allí lo puso la vida. "PEDRITO OTINIANO", este es nuestro homenaje y ponderamos tu arte. Gracias.

"FILOMENO ORMEÑO ". PIANISTA, COMPOSITOR Y DIRECTOR MUSICAL. AUTOR DE "LA CANCIÓN DEL CARNAVAL".

Filomeno Ormeño
Mis primeros recuerdos de este gran pianista, se remontan a mi niñez. Ya era artista de la radio y escuchaba su clásico toque con el dúo que conformaba Costa y Monteverde, dos voces incomparables. Integraban su conjunto Nicolás Wetzell en el laud y eran sus vocalistas femeninas "Bertha Campos y Norma Wetzell", en programas de auditorio por Radio Central. Las famosas verbenas que llegaban a los barrios de Lima, siempre contaban con la participación de estos artistas. Además, era la única forma de verlos gratis y al aire libre en recordados escenarios públicos que auspiciaban la "Crush", la "Phillips y otras firmas. El animador que los presentaba era el famoso chiclayano Nelson Arrunátegui, maestro de la locución y figura en la radiodifusión de aquellos tiempos. Gran compositor y director de orquesta.

"La Canción del Carnaval".
Nació en 1899 y dio sus primeros pasos en la Alameda de los Descalzos. Hizo su primaria en una escuelita particular y sus padres, Don Filomeno Ormeño Bustamante y Doña María Isabel Belmonte Valdivia, vieron por conveniente internarlo en el Seminario de Santo Toribio con intenciones de formarlo para religioso, por sus inclinaciones a la música. Por supuesto que el joven Filomeno no tenía la más mínima vocación para cura y abandonó las aulas con una muy buena preparación moral y religiosa. Mas bien aprovechó en tomar clases de piano del religioso Padre Coll y tocando de oído y de manera autodidáctica, se sumergió en su verdadera vocación de músico. Llevó una vida metódica y jamás dio que hablar mal de su persona.

Fin de Semana en el Perú.
Compuso su gran vals "Cuando la Hojas Caen" en 1918 y resultó un favorito de Augusto B. Leguía, quien lo tenía presente en todas sus celebraciones. Todavía se vivía "el cine mudo" y formó una orquesta especial con temas musicales apropiados para cada película en el recordado Cine Iris. Participó dirigiendo a su orquesta en la inauguración del Hotel Bolivar y que recibía la visita al Perú del Príncipe de Gales por 1925. Iniciaría una gira por el Ecuador, siempre acompañado de sus músicos que dominaban todos los estilos y amenizaban bailes con gran algarabía. En aquella cita en Guayaquil, la música criolla peruana se hizo sentir con la prestancia del piano de Filomeno Ormeño Belmonte. Fue acompañante de casi todas las figuras criollas en "Fin de Semana en el Perú" por Radio Nacional con Lucho de la Cuba.

Filomeno y Lucho de la Cuba.
Remontándonos a sus años iniciales fue en 1934 que ingresaría a Radio Dusa y tendría audiciones de tangos, rumbas, foxtrot y todos los ritmos que se imponían en la naciente industria del disco de carbón de 78 rpm. Formó el "Trío Peruano" con Monteverde y Costa y que tuvo larga permanencia a su lado. Haría otra temporada en Radio Internacional y de allí pasaría a Radio Grellaud. Tiempo después a Radio Lima para dirigir su "Rapsodia Peruana" el 28 de Julio de 1938. El cine nacional lo contrató para musicalizar la película "Corazón Criollo" y en la que se cantó varios temas de su inspiración. El trabajo de Filomeno Ormeño, era arduo y su esfuerzo notable. A la izquierda la carátula de su producción discográfica "50 Años de Música Criolla" con Lucho de la Cuba.

El joven Filomeno Ormeño.
Fue la época de grandes cantantes criollos y nombraremos a "Las Criollitas", Alberto Mecklemburg, "Las Estrellitas", Lucy Smith, Esther Granados, Javier González, Jesús Vásquez y muchos más a los que Filomeno y su conjunto ponían el marco musical de acompañamiento. Triunfa con el tema de celebraciones del Carnaval Limeño convocado por el Municipio Metropolitano. Así en 1938 nace su obra que más fama le dio: "La Canción del Carnaval". Fue oída en todo el Perú y América para estas celebraciones de carnestolendas y el vocalista sería su amigo de siempre Jorge Costa, integrante del "Trío Peruano". Sin embargo la grabación en disco fue en Nueva York con la voz de un cantor de Puerto Rico y que se oiría muchísimos años y fue tema obligado de toda orquesta bailable en los Carnavales. Es, en cierto modo es su composición emblemática.

Con el dúo Segovia-Morales y las Hnas. Martorell.
En el 45 viajó a Chile con las Hnas. Martorell y el dúo "Segovia y Morales", conformado por Carlos Arístides Inga Segovia y Luis Abanto Morales como segunda voz. Grabarían para la RCA VICTOR en discos de carbón que muchos coleccionistas poseen. Retornaría a Radio Nacional, donde cumpliría actuaciones notables al lado de Lucho de la Cuba, con quien grabaron una Antología de nuestra música para "Virrey". Compuso "Labios Rojos", "Cuando Me Quieras", "El Palomo Enamorado" y con letra de César Miró "Se va la Paloma". Es grande su producción como es grande también "FILOMENO ORMEÑO" el Señor del Piano Criollo Peruano. Gracias.


"MELITÓN CARRASCO LIMAS". PIANISTA, COMPOSITOR Y MAESTRO DEL COLEGIO GUADALUPE. AUTOR DE LAS POLCAS "ROCÍO MATINAL" Y "PEDACITO DE ILUSIÓN".

Don Melitón
Carrasco Limas
Son muchas las generaciones de guadalupanos que han sabido de las bondades del maestro Melitón Carrasco Limas. Casi toda su existencia engrosando de saber e inculcando el arte desde su querida Jefatura de Actividades Educativas. Conservo el Calendario Cívico Escolar, editado en 1963 y que muestra la biografía del Colegio Nacional  "Nuestra Señora de Guadalupe". Fecha a fecha las principales efemérides patrióticas y religiosas, pequeñas comedias para teatro escolar, poesías, himnos y canciones. ¡Qué tal enseñanza, señores! Nuestros hermanos mayores hicieron toda su educación en el Guadalupe. Nosotros nos educamos en el Colegio Nacional "Ricardo Palma" y que antes fue la Gran Unidad Escolar Tomás Marsano de Surquillo. Allí supimos mucho de la labor de Melitón Carrasco a través de sus obras didácticas y de su fama de connotado compositor y pianista.

Fue un gusto tratarlo en su "Audición Guadalupana", cuando nos iniciábamos de locutor en "Radio Victoria" en 1954. Llegaba muy alegre y optimista y daba a conocer todas las actividades del famoso colegio nacional. El nació un 1ro. de Marzo de 1912 en el criollazo distrito del Rímac, Muy orgulloso nos comentaba que en la calle "Las Cómodas". Tenía un gran orgullo de su padre Don Apolonio Carrasco San Ginés, un piurano de mucho talento y de Doña María Limas, nada menos que del puerto del Callao. De esa combinación emergió este personaje que se iniciaría en la música aprendiendo primero los secretos del violín. Fue su madre le que le dio enseñanzas de piano. Tendría 13 años cuando empezó a conocer sus secretos.

En el "Guadalupe".
En 1938 se convertiría en el gran pianista que actuaba en Radio Nacional y alternando nada menos que con Carlos A. Saco. Hizo su paso por otras viejas emisoras radiales y llegó a Radio Grellaud donde alternaba de solista y también acompañando a los artistas de aquellos tiempos. Ingresó al campo de la composición con "Triste", cuya letra fue en quechua de Luis Galván. Compuso los valses "Cascabelitos" y "Feliz Arequipa" y el fox incaico "La Voz del Tahuantinsuyo". Haría un vals realmente precioso: "Melodías Divinas". De letra muy conmovedora es su composición "A mi Madre". "La Cholita y el Negrito" es una estampa de carácter humorístico y que sabía hacer representar por sus alumnos con gran suceso. El hizo piano a cuatro manos con Filomeno Ormeño antes que cobrara fama con Lucho de la Cuba. Lo afirma Don Carlos Inga Segovia, tremendo cantor de antaño.

Dos polcas de su autoría lo pintan de cuerpo entero: "Rocío Matinal" y "Pedacito de Ilusión". Se vivía entonces ya la década de 1940 y el "Cancionero de Lima" publicaba estos verdaderos éxitos de moda y que son hasta ahora su producción más popular y recordada. Lo evoco cuando ejecutó al piano su alegre fox "¡Cuánto te quiero!". Como verdadero músico, y que conocía nuestra admiración, no se hacía de rogar para ubicarse frente al piano del auditorio y dar rienda suelta a su talento. Nos hicimos amigos pese a la diferencia de edad. Nos unía la música y especialmente la simpatía que irradiaba en nosotros por su fama y canciones. Hablarle del colegio Guadalupe era darle en la yema del gusto y pedirle interpretara la famosa "Marcha Guadalupana" era otro gran placer.

Compuso las polcas "Rocío Ma-
tinal" y "Pedacito de Ilusión".
Un caso anecdótico nos ocurrió a fines del siglo pasado cuando producíamos nuestro programa "Musiencuentros" en Radio Nacional del Perú. La audiencia era ciento por ciento "añeja" y muy feliz de serlo. Nos disponíamos a tocar en nuestros teclados la polca "Rocío Matinal" y les pregunté a Juan Felipe Montoya y Juan José Ugaz ¿qué sabían de él? Ambos lo dieron en el cielo y... ¡oh sorpresa! Llama el propio Melitón Carrasco y nos dijo ¿Por que lo paraban matando? Frisaba los 85 y fue un gusto entrevistarlo y dedicarle nuestra modesta interpretación. Más aún, fuimos a visitarlo y entregarle un cassette de "Carlos Serván y sus Teclas" con sus famosas polcas "Rocío Matinal" y Pedacito de Ilusión" entre otros temas musicales.

Melitón Carrasco Limas es, en nuestra historia criolla, de la talla de pianistas como Filomeno Ormeño, Alejandro Villalobos y Lucho de la Cuba que actuaban en radio Dusa, Internacional, Grellaud y Goycochea, por nombrar las importantes. Nos habló de Graciela Lorza, diciéndonos que fue gran locutora en sus tiempos y a la que en 1960 conoceríamos en Radio Selecta de Lima. Para él fue Roberto Cruzalegui el mejor locutor que conoció y nos decìa que podría seguirle los pasos. Un halago que no  olvido. Quiera Dios haya cumplido los 98. Cada día al contemplar mis flores percibo en sus pétalos el "rocío matinal". Quedo con mi "pedacito de ilusión" por volverlo a ver y me felicito de haberlo reseñado con todo el respeto y admiración que se merece. Un abrazo, gran Maestro. Gracias.

domingo, 16 de mayo de 2010

"TERESITA VELÁSQUEZ". ¡FUE LA PRINCESITA Y LA VIRREYNITA DE LA CANCIÓN CRIOLLA!.

Teresa Velásquez
La primera vez que vimos a Teresita cantar en un escenario fue en los tiempos de las Verbenas Criollas que llegaban a Surquillo y otros distritos con una embajada artística de primera línea. Figuras de la radio como Filomeno Ormeño y el dúo Wetzell-Campos, los cantores criollos Costa y Monteverde, Barry del Moral y su gran Orquesta, es decir, las estrellas famosas de esos años. Teresita Velásquez, con su alegría contagiante, ya destacaba como "La Princesita de la Canción Criolla" allá por 1948, época de las varietés en los cines de barrio. Una nueva figura en ese mundo criollo de voces como Jesús Vásquez, Delia Vallejos, Esther Granados y Alicia Lizárraga. Eloísa Angulo tenía su fama lograda con Margarita Cerdeña como "Las Criollitas". Fue en aquel tiempo que destacó con luz propia Teresita Velásquez.

"La Princesita".
Nació un 15 de Octubre de 1930 en nuestra bella y querida Lima, en Breña, calle Restauración. Hija de Don Luis Velásquez y doña Rosa, una alegre mamá que la acompañaba a sus actuaciones desde los 6 años y en las que ya demostraba talento sobre los escenarios. Tanto es así, que tuvo un papel infantil en la obra "Del 96 al 36" con la Cía. de Lucho Córdova y Olvido Leguía en el teatro Segura. Dejaría el arte momentáneamente para dedicarse a sus estudios y retornaría a los 13 años años de edad, ganando un concurso organizado por Radio Lima, la decana de aquel entonces. Una niña y con una voz aguda y muy alegre. Es por ello que se convirtió de la noche a la mañana en "La Princesita de la Canción Criolla", es decir, la sucesora de la Reyna y que había ganado con todo derecho nuestra inmortal Jesús Vásquez. Tuvo mucho que labrar para conseguirse un buen sitial en nuestro cancionero criollo.

"La Virreynita".
Se le llamaría a Teresita también "La Virreynita de la Canción Criolla". Como era lógico, muy difícil superar a Jesús. Lo real es que esta querida artista  mostró su arte en todos los escenarios de la radio, viajó por casi todo el Perú y hay que destacar que tuvo gran acogida en el Cusco. Lo destacaban así las revistas y diarios limeños. Cumplió su anhelo de actuar en Radio Nacional y en 1947, fue contratada por la Corporación Nacional del Turismo para la Feria del Pacífico y actuando con gran éxito. Fue realmente una gran figura del espectáculo. Cuando radio Atalaya veía surgir a los "Embajadores Criollos, Teresita Velásquez  ingresaba al mundo del radioteatro con la dirección del actor Hugo Vernel.

"Cachirulo", Antonio Llerena,
Teresita y "Copetón".
Teresita, muy inquieta, disfrutaba de sus actuaciones y por la década de los 50 vio afectada su salud. Luego de un breve retiro hasta su recuperación, realizó muchas grabaciones y hasta resultó compositora. Cantaba con gran salero sus composiciones "Así es el Vals" y "No te he dado motivo", este último vals también en el repertorio de muchos artistas. La evoco en sus mejores épocas, con mucho afecto. A la izquierda ya en la televisión posando con los Hnos. King "Cachirulo" y "Copetón" en Canal 9 y foto que pertenece a nuestro colega Antonio Llerena Marotti.

Abrazo con César Miró.
Siempre nos visitaba a nuestro programa "Musiencuentros" en Radio Nacional del Perú. Por los 90, estuvo en un homenaje que le hiciéramos a Lorenzo Humberto Sotomayor y cuya grabación conservamos como una reliquia. Dialogó con el maestro y hasta cantó su vals "Corazón". Estaría igualmente, en aquella otra ocasión en la que diplomáramos a César Miró y Eduardo San Román en el  club social "Pipo Cómena" y que nos cantó "Todos Vuelven" secundada por nuestros teclados. ¡Cómo olvidar a la gran Teresita Velásquez! Como la pueden apreciar fue captada en un abrazo cordial nada menos que con César Miró, mientras que nosotros éramos testigo de aquella acción.

"La Princesita y la Virreynita".
Nos hemos dedicado a reseñar a las figuras del cancionero criollo e internacional. Sólo nos interesa resaltar sus virtudes en el canto y la actuación. La vida privada es un aparte. Para completar este relato, diremos que "TERESITA VELÁSQUEZ" cantó hasta cuando pudo. Enfermó y evocando sus actuaciones de largo trajín en los teatros, la radio y la televisión, nos dejó con un silencioso adios. Fue en su momento, "La Princesita o La Virreynita de la Canción Criolla". Quedan sus discos y este modesto homenaje a su arte. Gracias.


"LUIS ABANTO MORALES". ¡EL VERDADERO CANTOR DEL PUEBLO!.

Luis Abanto M.
Empecé a conocer a Luis Abanto Morales, cuando con "Los Mensajeros del Perú", aquel conjunto criollo que hizo famoso el vals "Esrellita del Sur" de Felipe Coronel Rueda, inundó la radio con sus grabaciones y demostró su talento de compositor con "Cielo Serrano", su primera defensa del cholo explotado. Impondría su vals "Quiéreme", tema que le serviría para abrirse paso en la Argentina. Es muy conocida su historia de que nació en Trujillo en 1923 y llevado muy pequeño a Cajabamba, tierra de sus padres. Al fallecer Don Víctor Abanto, sólo con Doña Rosa Obdulia Morales, su madre, emprenden viaje a Lima.

El Dúo Segovia- Morales
Cuenta que vivieron en un pasaje de Lince llamado Tingua. Todavía con 12 años de edad, conoció lo que es el  trabajo infantil y tuvo la perseverancia de estudiar en la nocturna. Pronto sería adolescente y aprendería electricidad en Los Salesianos. Lo llama el arte y el canto aflora en la famosa "Hora del Bombero", dirigida por Néstor Díaz en Radio Goycochea. Es acompañado por Miguel Paz, luego pianista de  "Los Trovadores del Perú" y también por Lorenzo Humberto Sotomayor, que se haría notable como compositor poco tiempo después. Integraría más adelante el conjunto "Melodías de Lince" y concursa en 1940 con gran éxito.

Abanto con las Hnas. Martorell, Filomeno y Segovia
Gana y obtiene un contrato para actuar en Radio "Lima" y recibiendo su primer pago como profesional en el arte. Es increíble que Abanto Morales en 1945, era integrante del dúo "Segovia-Morales". Habían logrado una muy buena afiatación y él hacía de segunda voz. Resulta que Filomeno Ormeño, había conseguido un contrato a Bolivia y teniendo a las "Hnas Martorell" en su conjunto, decide llevar también un dúo masculino. Habla con "Segovia-Morales", viajan y esta gira se extiende a Chile, realizando varias grabaciones que hasta hoy existen. Retornan al Perú,  pero Luis Abanto Morales se queda en pos de nuevos horizontes.

De gran trayectoria.
Ya es conocida su etapa con "Los Mensajeros del Perú" con el pianista piurano Ramón Oswaldo Urizar, el Director, Felipe Coronel Rueda, primera guitarra y "3ra. voz a la final", todavía sobrevive a los años. Carlos Dávila Galarza, guitarrista radicado en Chile y él como primera voz. Llegaría a Radio Belgrano y se hace pasar como representante del autor de "Quiéreme", su vals de gran éxito y que Mario Clavel lo tenía en su repertorio. Recomendado por este, logra su debut y lo más serio de su vida: contrae matrimonio con María Esther Colina, para volver al Perú en 1953. Contrata en el camino a los Hnos Nicho, "Los Aguarunas", y debutan con gran éxito en Radio América. Con Rafael Amaranto y Modesto Pastor, llegarían los éxitos del disco "El Trujillanito", "Oh Victoria" y otros temas de gran fama.

En Radio Victoria año 1954
En el 54, Luis Abanto cumple exitosas presentaciones en Radio "Victoria" y con Alberto Luque y Gayoso, hicieron "El Rancho de la Cambicha", tema que recuerdo gratamente, porque nos permitió alternar con algo de buen humor en aquel auditorio inolvidable. Aquella polca de Morales San Martín, "Jálame la Pitita", servía para entretener al público que participaba en el pegajoso estribillo y nosotros también. Parece ayer aquella verbena en Puente de Piedra, en la que animamos un Aniversario del distrito cuando José Eduardo Cavero era su Alcalde. Nuestro retorno en su automovil, fue una amena charla que se nos quedó grabada para siempre.

Tiempos que no volverán. Evoco en el Callao, la fiesta en casa de Don José Pablo, padre de Ana Mendoza, recordada actriz y en la que estuvimos Luis Abanto y Alberto Luque, Víctor Dávalos y yo, apoyándolos con nuestros solos de acordeón. Ha actuado en la televisión y es muy querido por cierto. "Cholo Soy y no me compadezcas" es su verdadera protesta social y, pese al tiempo transcurrido, sigue ungiendo a "LUIS ABANTO MORALES", como el verdadero y único "Cantor del Pueblo". ¡Es otro grande, un gigante de la Canción Criolla galardonado por la O.E.A.!. Es un honor haberlo reseñado con admiración. Gracias.

NOTA TRISTE.- El día de hoy 14 de Junio de 2017 nos enteramos del fallecimiento de este extraordinario artista peruano. Nuestras condolencias a sus familiares y a quienes admiraron su arte. QUE EN PAZ DESCANSE.


viernes, 14 de mayo de 2010

"LA FAMILIA RODRÍGUEZ". ¡OBRA Y GRACIA DE DINA Y ALBERTO! UN MILAGRO MUSICAL.

Esta es la imagen de la portada de un L. P. de "La Familia Rodríguez". cuando impactaron como una revelación en el mundo del espectáculo. Sobresale la niña de la pandereta, María Jesús Rodríguez, una revelación actual de la Televisión. A la derecha y al fondo con su guitarra está con sus 15 años Dina, hoy seguidora de este Blog y a quien damos la bienvenida.


Alberto y Dina, causantes de
"La Familia Rodríguez"
Nos toca evocar a un  gran amigo y artista. Jesús Alberto Rodríguez Figueroa, que nació en Huarocondo cuando empieza el año en 1936. Para ser más exactos un 10 de Enero. Desde allí se dedicó a beber la savia musical de su pueblo, Anta, en el majestuoso Cusco. Fueron 9 hermanos, todos con sed de arte, marcados con una genética que se extendió, en el caso de Alberto, a su propia familia. Se enamoró de la quena y después de Dina Núñez. Casados y bendecidos, cual fábrica del amor, empezó la producción hasta llegar a los diez.

Las materias primas muy bien combinadas, surtieron efecto de voces y canto. De aquella soprano, tomaron su tono y de la quena dulce, todos sus sabores. Así, esos niñitos nacidos artistas, sorprendieron al mundo con esa virtud: la de armonizar con candor. "La Familia Rodríguez", la de esta reseña creció y nos toca descubrirla y presentarla. Coincidimos con Alberto en un Jurado Calificador y desde entonces lo admiré por su arte y su paciencia. Quedó para siempre en mis recuerdos y lo evoco con gratitud.

"Mamá Dina". Símbolo de la 
"FAMILIA RODRÍGUEZ".
¡Qué maravilloso ejemplo familiar!. La televisión los mostró y fue un encanto oir a "Mamá Dina", hará ya muy buenos años, cantar el "Capulí Ñawi". Ese huayno movió mis fibras sentimentales, porque en mi familia se disfrutó, se cantó y se bailó. "Los Rodríguez", triunfaron y crecieron. Fueron agregando miembros y aparecieron los nietos, todos con la estirpe musical. Aún recuerdo a Stefanie, descendiente de Dina Rodríguez hija, acompañándose con la guitarra y en conquista de los teclados. Hará un año que las tuve en casa y me "en cantaron".



Alberto observa con
orgullo a su familia.
Si hubo una amistad con Alberto Rodríguez, la suerte quizo que nuestras hijas Zoila Gabriela y Dina, sean una repetición casi fraterna. En España, esta linda muchacha se confundió con mi esposa y mostró toda su bondad familiar. Cómo entonces no admirar a "La Familia Rodríguez". Y los nombraré: Moisés, quenista, charanguista, arreglista y el director. Marcia, mágica con el charango. Gabriel, otro tanto en la guitarra. Le toca a Ramón, guitarrista, tecladista y "campeón nacional de billar". Irma, la reina del bombo y mucho más.

Todos conocen a María Jesús, super cantante y gran animadora de la televisión. Concluyo con Maritza, Jesús Alberto y José Francisco, igualmente dotados para todos los instrumentos y el canto. Palabras especiales para "mamá Dina", extraordinaria soprano coloratura, guía y ejemplo de esta numerosa familia artística. Se han presentado en el Japón con gran suceso, han ganado premios y condecoraciones a gran nivel y dominan   todos los géneros musicales. Son profesores de inglés y, por supuesto, de música. ¡Son maestros!.  

"La Familia Rodríguez" en pleno y dispuesta a
sorprender a su público.
Nos cupo el honor de presentar el homenaje de la APDAYC, en una ceremonia muy emotiva y concurrida, al forjador y creador de "LA FAMILIA RODRÍGUEZ". Fue en el auditorio del Teatro Peruano Japonés, en una noche que me sorprendió el delicado estado de salud de mi gran amigo JESÚS ALBERTO RODRÍGUEZ FIGUEROA. Estábamos muy comprometidos a cumplir y así lo hicimos. Nos dimos el último abrazo y pondero la fuerza y grandeza espiritual que nos mostró esta gran familia. Ya estaremos contigo "flaco lindo". Gracias.



"ROBERTO TELLO". ¡UN GRANDE DE LA CANCIÓN CRIOLLA DEL PERÚ!

Roberto Tello
Barranco, reducto de romance y poesía, fue su cuna. Allí empezó a sentir amor por el canto y en 1949 con todo el ímpetu de su juventud, cantó por primera vez en Radio "Libertad" Lo acompañaría el cuarteto del maestro Liza, "Donoli", cantando el tango "Trenzas" del repertorio de Miguel Caló. Muchos afirmaban que tenía un parecido, en la voz, a Raúl Iriarte. Ya figuraban como estrellas del tango, Julio Genta y el otro recordado bandoneonista Patricio Barrios, con el piano de Francisco "Panchito" Torres. Inmediatamente  lo incluyeron como vocalista del mentado cuarteto.

Se inició cantando tangos.
No pasó mucho tiempo y la Orquesta Típica de Coltrinari y Rullo, lo convenció para actuar a su lado. Radio "Victoria" sería su nueva casa y los éxitos se acumularían cantando en el restaurante "La Cabaña. Existiría una sana competencia con Raúl del Mar, ya de renombre. Ese auditorio le regalaba mayores aplausos al jovencito cantor que, muy tímido, demostraba su talento y esa voz que le depararía un gran futuro. Inicia una gran aventura por toda Latinoamérica y conquista grandes simpatías. En los Estados Unidos, vuelve a sentir el aplauso, cantando tangos e incluyendo en su repertorio nuestros valses.

"Historia de mi vida".
Estamos de acuerdo con quienes opinan que la década del 50, fue la de mayor auge para la canción criolla. Además de triunfar en la radio, los artistas tenían una gran oportunidad en la industria del disco. Aparecen los estudios de grabaciones con mayores técnicas y ofrecen oportunidades para crear éxitos de venta. Así, surgen triunfales "Los Dávalos", "Los Troveros Criollos", "Los Morochucos", "Jesús Vásquez" y todas las nuevas estrellas. Un arreglista chinchano, Manolo Ávalos, le da un nuevo toque al vals y que causa sensación. Se dejan de lado las guitarras e irrumpe introduciendo clarinetes al inicio y mitad de cada vals.

De voz varonil elegante.
Su piano, completa el nuevo toque. Aquí es precísamente donde el gran Roberto Tello se reafirma como cantante de éxito. "El Espejo de mi vida" de Felipe Pinglo y su insuperable versión de "El Rosario de mi Madre", tema de Mario Cavagnaro lo han hecho inmortal. "Si te vas qué me queda", "Copas Llenas", "Fina Estampa" y otros inolvidables valses, completan su hermoso repertorio. La voz de Roberto Tello, tiene de todo. Es varoníl, muy importante en el gusto de las damas y hay matices de drama y dulzura. Es el verdadero actor que interpreta el vals y lo hace llegar imprimiéndole ternura y emoción.

"El espejo de mi vida".
Es una voz elegante con la que nos identificamos y escucharlo en "El Espejo de mi Vida", es como sentir su letra y hacerla propia ahora que los años nos han invadido. En síntesis, es el verdadero intérprete del compositor y con su voz dúctil y melodiosa, nos envuelve en cada historia. Le rindo mi homenaje, porque se lo merece con toda justicia. En 1996, tuvimos un encuentro con él en Santa Beatriz. Nos invitó a sus Bodas de Oro Artísticas el domingo 3 de Marzo y allí estuvimos. Conservo aquella tarjeta con su dedicatoria y una felicitación por "Musiencuentros", programa que producíamos en Radio Nacional.

Son muchos los años entregados a difundir nuestra música. Una delicada operación le afectó gravemente la voz, pero le salvó la vida. Recuerdo que lo dejamos haciendo presentaciones con el fondo musical de sus grabaciones y el público lo aplaudía igual y ojalá se mantenga así. Se hizo acreedor a muchos premios y en especial "El Disco de Oro" por las ventas logradas. Ha sido y seguirá siendo un ¡Grande y es el Caballero de la Canción Criolla!. "ROBERTO TELLO", forma parte de nuestros astros y estrellas, aquellos que siguen brillando en el firmamento del arte. Ha sido un honor reseñarlo. Gracias.

Que en paz descanse.
FALLECIMIENTO DE ROBERTO TELLO. Hoy 11 de Junio de 2015, en horas de la tarde, dejó de existir el gran Roberto Tello y el Perú llora su ausencia. Una tristeza observar la ausencia de comentarios en los diarios, emisoras y canales de televisión. El año 2015 ha sido como elegido para que muchos artistas nuestros hayan partido al mas allá. Manuel Acosta, Teresa Bolivar y Rubén Flórez se fueron en Mayo. Sólo nos queda orar por sus almas. Nuestras condolencias a su familia. Dios lo tiene a su lado. Que en paz descanse.