martes, 6 de mayo de 2014

"PANCHITO JIMÉNEZ". FRANCISCO JULIÁN JIMÉNEZ FERNÁNDEZ. "EL LEÓN DEL NORTE". NOBLE Y HUMILDE COMO POCOS. ETERNAMENTE EN EL RECUERDO.

Panchito Jiménez
Reitero que no somos investigadores ni historiadores. Este es un blog de reseñas basadas en nuestras experiencias a través de los años vividos en la radio, en la televisión y en la música. Conocimos a muchos personajes y entre ellos al más humilde y sencillo de los artistas: "Panchito Jiménez". Nos hizo un regalo a través de una sus grabaciones y en la que solía mencionar el nombre de "la abuela Barbarita", nuestra madre, y como simpatía a nosotros. Cuántos recuerdos de esos viajes en la línea 25 que iba a la Unidad Vecinal Nro. 3. Él se quedaba en "Mirones", pero era una charla agradable. Nos invitaba a su hogar a saborear los ricos potajes que preparaba su señora y era también su manera de ganarse el sustento. Realmente aquella etapa la llevamos con nostalgia  y sentíamos el deseo de revivir tan buenos momentos. Es que el tiempo no se detiene y nos gana inflexiblemente.

"El León del Norte".
Aquello de que cantó con "Los Trovadores del Perú", el legendario trío de González, Campos y Paz, es una historia que sucedía cuando el "trovador Javier" se convertía en solista y allí estaba "Panchito" para suplirlo al momento. En la Argentina había que buscárselas y "laburar" de distintas formas. También fue solista y de gran voz baritonal. Igual sucedía con Humberto Cervantes que se unió a "Los Trovadores Limeños" con la primera voz de Juan Miguel Sánchez y que grabaran en la década de 1940 los valses "Mi Perú" y "Así era ella", de gran resonancia en discos de 78 RPM. "Panchito Jiménez" y otros más buscaban campo fuera y así llegó a Bolivia donde lo esperaban "Los Trovadores del Perú" Oswaldo Campos y Miguel Paz. Es cierto aquello de que la primera guitarra del Perú, Oscar Avilés, tuvo ocasión de integrar este gran conjunto que dio tanto prestigio al Perú.

Cervantes, Jiménez y Avilés como "Fiesta Criolla".
Quizá su humildad y demasiada sencillez no le ayudaron a adueñarse de un nombre de fama. Siguió en segundo plano, pero buscándose honradamente el sustento. Nos contaba que viajó con la familia y ella es testigo de "todas sus andanzas". Hombre bueno como gran norteño y tío de la cancionista internacional "Vicky Jiménez". José Lázaro Tello Cordero le plantó por aquello de su gran chorro de voz el apelativo de "El León del Norte" y que quedó clavado a su medida. Conservo una grabación acompañando a "Panchito" en una actividad almuerzo que hiciera Canal 4 y se recurrió al "Hombre del Acordeón". De esa misma cita, quedó registrada la voz de Víctor Dongo Casalino cantando "Muñeca Rota".

Con la guitarra de Velásquez
Donde quizá tuvimos ocasión de pasar buenos momentos de tertulias fue en el estudio de grabaciones que funcionaba en el local de Radio Central de la calle Belén. Allí laboramos muchos años y entrevistábamos a los artistas que llegaban a la radio. Nos dimos el gusto de pasar ratos singulares con Jiménez y Cervantes. Ya había acabado la etapa de "Fiesta Criolla" con Oscar Avilés y recuerdo alternaba como primera guitarra el joven Roberto Velásquez y otro acompañante que no supe como se llamaba. Ensayaban en los pasillos a vista y paciencia de la gente que visitaba ese estudio de grabaciones. Ya no era lo mismo, nos decía el querido "Panchito Jiménez". Con la venia de Oscar Avilés, seguían siendo "Fiesta Criolla", pero los años y otras contingencias propias de las necesidades, lo hicieron abandonar con el gran Humberto Cervantes al jaranero conjunto criollo.

Con su amada esposa e hijos.
Creo que la vida le enseñó mucho y su personalidad le hizo siempre ganar amistades. No había imposibles y así se convirtió en solista de temas como "Juanita", "Amor Eterno" y otros más, acompañado por Oscar Avilés. Esos dichos tan recordados entre cada tiempo del vals como el de "Amor Eterno" que decía Oscar: "Amor me diste, pero "del terno, ni el hilo". No recordamos en estos momentos el título del vals en el que nombra a la "abuelita Barbarita" y que nuestra madre en vida disfrutaba con mucha alegría. Fueron muchos los encuentros en diversas reuniones a las que concurríamos con nuestro grupo orquestal y en las que con gran éxito también actuaba "Panchito Jiménez". Un amigo inigualable. Quedamos cortos para reseñar más anécdotas, pero con lo escrito basta para que siempre sea recordado como lo que fue. Un grande de nuestro cancionero.

Inolvidable por siempre.
Ya hemos escrito sobre este artista integrando "Fiesta Criolla". Nos enteramos de su deceso el 3 de Mayo, al finalizar una grata reunión en casa de Hugo Donayre Manrique y con Alfredo Aguirre Zapata en horas de la noche. Nos parecía imposible. Se nos quedaron las ganas de mostrarle esta reseña, guardada en la memoria hace ya mucho tiempo atrás. Se nos ha ido como lo quiso él. Sin bombos ni platillos, pero jamás olvidado. Una cosa es que no se haya repetido el ritual que se ha venido haciendo costumbre con exageradas manifestaciones de dolor y otra que, quienes amamos nuestra música, jamás le hemos olvidado. ¿Que tuvo los atributos para merecer grandes homenajes y acorde a su prestigio? ¡Sí! Fue grande en todo. Como artista y cantor, sin igual. Dios lo recibe en el más allá con la justicia que se merece y ya está al lado de los que le antecedieron armando la jarana. Descansa en paz FRANCISCO JULIÁN JIMÉNEZ FERNÁNDEZ, el inolvidable "PANCHITO JIMÉNEZ". Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada