sábado, 22 de septiembre de 2012

"ARISTOTELES PICHO". UNA VIDA TEATRAL DEDICADA AL CINE PERUANO. EJEMPLO DE HUMILDAD Y VALENTÍA.

Aristóteles Picho
Martínez.
Hace muchos años atrás, allá por 1957, solía ver a Aristóteles en el Parque de la Exposición dirigiéndose a "La Cabaña" en donde se dictaban cursos de teatro y siempre rodeado de jóvenes aspirantes al arte escénico. Sabía de él por lo que se comentaba en el mundo del radioteatro que practicábamos en Radio Victoria. Época de Alfredo Bouroncle, Ernesto Ráez, Luis Álvarez y otros que tuve como compañeros en tantas novelas. El radioteatro exigía buenas voces y me parece que este no era ese su fuerte. Me simpatizaba mucho, pero no logré entablar amistad con tan singular personaje. ¡Admirable! Nadie que vea a Picho caminando tranquilamente por algún lugar, podrá imaginarse que es un gran actor de cine. Hombre de teatro y nacido para ello. Logra mimetizarse de tal manera, que como muchas veces ha respondido, le era difícil desprenderse del tipo de personaje que representaba.

Sonrisa siempre franca
Debo confesar que soy neófito en esta profesión, pero que la entiendo. Cuántas veces tuve invitaciones para ingresar al grupo "Histrión" o a la Escuela de Arte Escénico del Perú, y se me hacía un mundo memorizar el contenido de todo lo que se habría de exponer una vez sobre el tablado. Sin embargo, aquel muchacho sencillo y con una humildad extraordinaria llamado Aristóteles Picho,  casi mágicamente extraía su poder histriónico y nos sorprendía como un gigante en las tablas. Más aún, en la pantalla grande. Hoy venimos a descubrir que el rostro y la expresión facial son armas fundamentales en el cine. Es fácil comprobarlo cuando apreciamos mucho de un filme y tarda largo tiempo sólo con un fondo musical o efecto sonoro. Sobran las palabras. Hablan los ojos, las sombras y los gestos. No es necesario fonetizar. El director marca un tiempo y el actor debe obedecer.

"Pantaleón y las Visitadoras"
A veces tenemos que agradecer a ciertos programas que se dedican al reportaje en la televisión y es así que nos iluminamos para reseñar a Aristóteles Picho Martínez, el muchacho de un pueblo de Huancayo que no ha cambiado mucho. No lo ha necesitado. Es el mismo que sorprende a propios y extraños con sus actuaciones en "La Ciudad y los perros", "Reportaje a la Muerte" y en "Pantaleón y las Visitadoras". ¡Cómo se identifica en su papel y es otro en esa fascinante e ilusoria realidad! Nada parecido al natural. Con esa virtud de transformarse y gracias a ello ser el actor brillante que nos enorgullece reseñar. Una manera silenciosa de contribuir a que nuestros artistas perduren en el tiempo en un medio casi infinito y que también nos entretiene, como es este de "Artistas en el Perú".

¡Sí se puede, Aristóteles!
Nos hemos enterado que sufre de un mal que lo ha vuelto "ocioso". Es su propia expresión. Diríamos que actúa para no demostrar su impotencia. No puede caminar y esos dolores son insoportables. Yo experimenté una vez un lumbago agudo y quería morirme. Picho no lo demuestra y su rostro es una burla de todo lo que le acontece. Dice temer al olvido. ¿De quienes? ¿Del público? No temas Aristóteles. Ese es el más ingrato, pero para eso están tus películas y de allí no te pueden borrar. Te conocerán nuevas generaciones y ya eres historia. Lo nuestro es una simple reseña. Les he contado historias de muchos artistas amigos y de la escena nacional. Tengo la satisfacción enorme de haberlo integrado a este blog y me lleno de orgullo porque he descubierto a un ser humano de una fortaleza espiritual envidiable. Se que caminarás pronto y me agradaría verte para admirarte en persona. Para contagiarme de ti y ser tu amigo.

Siempre sonriente
"ARISTÓTELES PICHO", dueño de una vida teatral prolongada y que llegó al cine nacional y triunfó. Un ejemplo digno de repetirse. No hallo las palabras que me lo permitan describir como realmente es. Paciencia tiene y elevamos oraciones en su ayuda. ¡Sí se puede! Hay tantas entidades dedicadas a la cultura que debieran ponerse las pilas para colaborar al restablecimiento de artistas que si lo merecen todo. Lo nuestro es muy modesto y entusiasta. En algo contribuimos y sentimos felicidad cuando hay respuestas a esta reseñas. La esperanza es lo último que se pierde y a ella acudimos. Queda en nuestra retinas este rostro sereno y afable que jamás quiebra su aparente felicidad. Esa sonrisa que es gratuita y que sabe otorgarla a sus amigos, a sus discípulos y a todos quienes le conocen y saben cuanto mide en el arte del Perú. Gracias.

NOTA AGREGADA EL SABADO 21 DE DICIEMBRE DE 2013.
Hoy dejó de existir Aristóteles Picho Martínez. ¡Cuánto lo sentimos! Nos queda su recuerdo y esta reseña que le dedicáramos con admiración y la esperanza de volverlo a ver nuevamente pisando las tablas escénicas. QUE EN PAZ DESCANSE. 


5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. ¡Perdón! Puede que yo esté equivocada, pero hubo una miniserie peruano brasilera que en portugués recibió el nombre "Filhos do Sol" , cuya rede televisiva cerró casi enseguida y no se sabe más nada de tal gravación, inclusive acá en Perú nadie me ha dado razón... ¿Quisiera saber si el actor Aristoteles Picho participó como un falso brujo? Mi poca memória parece ver lo... En caso afirmativo ¿como obter una cópia? Ha sido muy interesante y deseo rever la. Gracias por la atención!

    ResponderEliminar
  3. Sodiba:
    Trasladamos la pregunta al propio Aristóteles Picho. Ojalá ingrese al mundo cibernético y haya leído esta reseña. Quien tenga conección con él, hágaselo saber. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Una noticia triste que en realidad me sorprendió y hasta me fue dificil creer .
    Esta ha sido una reseña que nos permitió conocer , vivencias de juventud y de su labor como actor y maestro de nuevos jóvenes amantes del teatro .
    Muchas peliculas quedan de este artista y como lo dices en uno de tus párrafos, eso no se borra y es parte de la historia teatral del Perú .
    Elevamos oraciones a Dios por el alma de Aristóteles Picho.
    QEPD .(21/12/2013 )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Fernando:
      Muchas veces hay que morirse para ser entendido. Hoy nos queda el comentar al artista que se fue y en cierto modo estas reseñas ayudan a mantenerlo "vigente". Gracias.

      Eliminar