domingo, 12 de enero de 2014

"HERNÁN ROMERO". POCO DEMOSTRATIVO DE SU TALENTO FRENTE A CÁMARAS EN LAS ENTREVISTAS. ES UN ACTOR DE GRAN HISTORIA.

Hernán Romero
Ha sido casi frecuente ver a este actor desfilar ante cámaras cuando debe promocionar sus obras y que, a través del tiempo, han sido muchas y de gran resultado artístico. Lo curioso es verlo tan poco risueño y no representar, siendo actor, un poco de optimismo. Siempre hemos tenido deseos de añadirlo a estas reseñas y que debió haber sido mucho antes. Hernán Rpmero Berrios es un chalaco nacido en La Punta el 5 de Junio de 1942. Le llevo 8 años de diferencia y no se por que razón lo siento mayor que yo. Me impresionó cuando le vi por la televisión en un monólogo de una obra universal y descolló en medio de ese haz de luz que lo distinguía en la oscuridad. Todo un caballero de la escena nacional.

Su faceta de actor.
Debo confesar que no soy experto en esto del teatro. Le agarré temor en mis inicios y a pesar que compartía mi labor de locutor con geniales actores como Don Leonardo Arrieta, Luis Álvarez, Aracelly Márquez y otras figuras que recurrían al radioteatro con gran éxito. Ver a Gloria María Ureta, muy jovencita y bella, enfrascada en memorizar textos y del mismo modo a otros de estos personajes famosos. Lo digo con humor: "Sentía escalofríos". Gustamos siempre de leer e interpretar a la vez. El radioteatro fue hecho para nosotros. Y me tentaban, especialmente Don Leonardo, hombre carismático y que me hacía el honor de oír mis palomilladas de joven, para ingresar a su mundo. Se nace para ello y este es el caso de este admirado personaje del teatro peruano. Lo nuestro fue la locución y la música.

¡Qué seriedad!...
Hernán Romero. El serio de la pantalla. No tengo el gusto de haber alternado con él, porque ya estábamos alejados de los personajes de estas especialidades histriónicas. Lo conozco y se de sus actuaciones más en la televisión que en el cine. Somos poco afectos a ver las producciones nacionales y que, debo señalarlo, no nos ayuda a realizar como debe ser esta otra vocación de reseñar a artistas. Sin embargo están los datos y es así que puedo afirmar que se inició en el teatro un 14 de Diciembre de 1961 y cuatro años después ingresó a la televisión. Que estudió Derecho en la Católica y en plenos estudios halló su vocación de actor. Tiró abajo todas las aspiraciones de su padre, pero esa fue su decisión final y en buena hora, porque nos damos el gusto de admirarlo en cada actuación.

Dichosa juventud.
Queda demostrada entonces su personalidad. No nació para ser médico ni abogado y menos militar, carreras que antaño eran metas de todos. Siempre menciona la casona de Barranco en la que disfrutó su niñez. Su ingreso al Colegio "Los Sagrados Corazones Recoleta" y de allí pasar al Colegio Militar "Leoncio Prado" para hacer del tercero al quinto de secundaria. Tuvo la suerte de estudiar con Ricardo Muller y que se convertiría tiempo después en hombre brillante del periodismo nacional en la televisión. Cuando estaba en la Católica, fundó con Ricardo Blume y otros el Teatro de la Universidad, TUC, y es allí donde realmente se entrega de lleno a su vocación. Estudió en la escuela de cine de Armando Robles Godoy y dirigió documentales.

En algún monólogo.
Sería muy fácil volcar aquí todos los nombres de las obras teatrales que ha representado. Podemos mencionar si que en la televisión destacó en "Simplemente María", "El Adorable Profesor Aldao", "El Diario de Pablo Marcos", "Nino" y "Me llaman Gorrión" por citar alguna telenovelas famosas. El cine no le sido ajeno y lo han podido ver en películas como "No se lo digas a nadie", "Caídos del Cielo", "La Muralla Verde" y "En la Selva no hay Estrellas", por citar las que más hicieron fama. Sin ninguna duda, un gran esfuerzo en los casi 50 años de actuación en tan difícil arte de la actuación. Se dice un comunicador de sentimientos y mensajes y que entrega lo mejor de si siempre. Afirma que no se hubiera dedicado al teatro si no fuera optimista y sonríe cuando lo declara. 

Frente a Enrique Victoria.
Hernán Romero se siente rescatado por Dios y lo afirma por su grave experiencia de salud que logró superar gracias a su creencia y fe en el Señor. Piensa que las oportunidades de hacer algo nuevo lo hacen vivir. No existe para él, el límite de edad. Y le doy la razón. En el 2000 nos retiramos de lo que fue nuestro mundo y en 2008 encontramos esta válvula de escape que es reseñar en mis 15 blogs, culpa de nuestro cáncer al colon. Hernán Romero es un ejemplo a seguir. Su labor es excepcional. Ha recorrido el mundo con "La Palabra Sola" y alimenta su espíritu aprendiendo "El Evangelio de San Marcos" y que durante dos horas desarrolla en brillante monólogo. Sigue en actividad y no se pierdan ninguna de sus actuaciones que son un deleite para el buen gusto. No hay espacio para más y tienen HERNÁN ROMERO para rato. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario