sábado, 25 de junio de 2011

"CARLOS RODRIGO". GENIAL CREADOR DE VOCES Y ESTUPENDO ACTOR. "Takeo Tashima" y "Malambito".

Siempre afirmaré que en décadas pasadas, específicamente, finales de 1940 al 60, el Perú tuvo dos geniales creativos de personajes a través de la voz. Ángel Crespo "Pelito", de quien ya realizamos una reseña, y Carlos Rodrigo, un verdadero actor de teatro y singular observador de los diversos modos populares de nuestras costumbres. En su voz se encarnó al peluquero japonés o bodeguero del barrio, al típico inmigrante de los años pasados y que se integraron a nuestra sociedad de manera feliz.

Ese personaje se llamó "Takeo Tashima". Antiguamente, los años 40, tanto chinos como japoneses llegaron a asimilarse a nuestra Patria. Ese castellano que aprendieron a base de constancia, lo percibíamos cada vez que íbamos a una peluquería a "cortarnos" el cabello. Carlos Rodrigo captó de manera prodigiosa ese modo de conversar de los japoneses originales y creó a "Takeo Tashima". Nosotros, pequeños todavía y concurrentes a las bodegas y peluquerías, palpábamos la gracia del imitador Carlos Rodrigo.

Épocas de la radio. De aquella inmortal radio que nunca desparecerá de nuestros recuerdos. Hubo otro gran personaje popular del barrio. Hoy ya no se percibe en nuestros negros, aquella forma de hablar de los viejos descendientes de africanos. Existiendo un lugar de gran cantidad de negros como lo fuera Malambo, parte de nuestra Lima colonial, el personaje que creó Carlos Rodrigo tomó el nombre de "Malambito". Había captado  toda la "quimba" y gracejo de aquel popular y querido vecino de antaño.

Consecuencia del actuar de Carlos Rodrigo y sus personajes, muchos descendientes de japoneses y negros de la Lima que se fue, caso específico en mi barrio de Surquillo, recibían esta "chapa" o sobrenombre y se les recuerda de esa manera. Lo vimos actuar en los teatros de mi barrio y nos desconcertaba en el escenario, solitario, muy bien presentado y que, de esa manera, sin mayor apoyo que su voz y su arte, nos deleitaba con gracia y gran personalidad para afrontar sus actuaciones.

También nos cupo de satisfacción conocerlo y tratarlo en sus visitas a Radio Victoria a sus amigos Carlos Alfonso Delgado o José Lázaro Tello. Nos conformábamos en ser espectadores de las triviales tertulias y aplaudir en silencio sus ocurrencias. Un señor "colorao", de gruesos anteojos y criollo ciento por ciento. Fue un brillante actor y sobre todo creador de personajes. El judío, el chino, el turco o mercachifle que vendía telas, el "charapa", etc., hablaban con la garganta maravillosa de Carlos Rodrigo.

Surgiría años después y vale mencionarlo, "Don Jarabe". Era un recipiente de todas las voces que imitaran Crespo y Rodrigo. Algo de lo suyo propio y que merecerá una reseña distinta. Esta vez cumplimos con un verdadero actor de las tablas. Un señor de señores como lo fue "CARLOS RODRIGO". Oírlo a través de la radio y donde la imaginación era complemento para "vestir" a sus personajes, fue privilegio de quienes tuvimos la suerte de pertenecer a su generación. Aplausos al más allá. Gracias.

2 comentarios:

  1. estimado senor.
    me complace y me honra las palabras de elogio hacia la persona de mi abuelo materno, don carlos rodrigo.me gustaria facilitarle una foto de este gran actor y pueda completar su biografia, la cual me ha emocionado.
    rogaria me contacte a mi email h.bastante@outlook.com para facilitarle dicha foto.
    un abrazo cordial.
    Harry Bastante.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Harry:
    Muy importante su ofrecimiento y le escribiremos. Mi correo actual es josecarloservan@hotmail.es
    Puede enviarme las fotos y otros datos que quisiera agreguemos a la reseña de Carlos Rodrigo. Un abrazo.

    ResponderEliminar