lunes, 14 de febrero de 2011

ARMANDO ROBLES GODOY. UNA RESEÑA DEL CINEASTA PERUANO DESDE MI BUTACA. HIJO DE DANIEL ALOMÍAS ROBLES, AUTOR DE "EL CÓNDOR PASA".

El de "La Muralla Verde"
"Armandito",  lo digo con cariño, el niño que nació en este mes de Febrero, un 7 de 1923, hijo de la dama cubana Carmela Godoy y del compositor huanuqueño Daniel Alomías Robles, llegó no transportado por una clásica cigueña, sino por el condor aquel que inmortalizara su padre. Se me hace difícil ver aterrizar en Nueva York a semejante ave, la que con el correr de los años, no sólo consiguió aquello. Voló por todo el mundo y en cada país se posó y dejó su huella. Armando Robles Godoy, sintió el peso de "El Condor Pasa", que ha sido grabado por muchos cantantes, orquestas y solistas del mundo del espectáculo. Un orgullo para el Perú y que, sin la menor duda, marcó su existencia. Su padre fue un gran compositor y musicólogo "guadalupano" y que abandonó la Medicina que estudiaba en San Marcos para dedicarse al arte de la música.

Para un personaje tan especial y polémico, me imagino sería una carga, casi un lastre que lo acompañaría toda su vida. ¡Por supuesto que era orgulloso de su padre! Sacarse al "condor" de encima, lo obligó a ser como fue. Creativo y genial. Con filosofía propia. Algo incomprensible que, finalmente, le dio resultados a su ego. Porque emergió en un mundo sin condiciones para ejercerlo. El del Cine. Aquél que no cuajó y quedó estancado en los intentos de "Los Palomillas del Rímac", "Gallo de mi Galpón" y otra filmaciones de antaño. Podríamos agregar "La Muerte llega en el Segundo Show", allá por los 60, un fiasco que no tuvo, con toda seguridad, la aprobación de Armando.

Armando el "filósofo".
He sido poco cinemero y flojo lector. Por lo tanto ser critico no es mi fuerte. Podría decir que hago este análisis basado en mis propias experiencias. Recuerdo que tuve ocasión de asistir al Hotel Carusso a una reunión de gente ligada a este arte y entre ellos observar a Armando Robles Godoy. Ostentábamos como invitado la presidencia de la Asociación de Locutores del Perú. Título muy rimbombante y nada más. Había otro "Gastón" de la cocina, un francés que también hacía cine y con el que dialogué poco, acomplejado por mi incultura en este campo. Mi intento llegó limitadamente a la fotografía de aficionado..

Se trataba de discutir algo sobre el futuro del Cine Peruano y que, a la larga, entre polemizadores y eruditos que todo lo sabían, hizo monótona la sesión. Debo confesar que quedé impresionado de Armando Robles Godoy que, en pocas palabras, conociendo sus antecedentes y fama en los diarios y la televisión, lo supuse un intocable. Nada más falso. Tan natural para todo y agradable diciendo sus lisuras, que guardo su imagen, tal como fueran grabadas en estas mis retinas que ya empiezan a fallar. Un personaje especial al que no agregaré nada de mi cosecha porque podría causar su enojo. Hasta ahora me había resistido en el intento de reseñarlo y que hubiera sido posible cuando nos conmocionó con su triste partida.

"Muchos Desencuentros"
Me hago merecedor a reseñar a Armando Robles Godoy, gracias a la revista "Butaca" de la Dirección de Cine y Televisión de San Marcos que me enviara mi amigo Mario Pozzi-Escot Parodi, profesor, cineasta e investigador incansable que me honra con la amistad que le profesa a Juán Carlos, mi hijo. Encontré interesantes artículos de prestigiosas personalidades que le rinden homenaje al gran Armando. Citaré a Mariano Querol, Víctor Delfín, uno propio de Mario Pozzi y en especial el de su hija Marcela Robles. Año 2010.

La biografía de Armando Robles Godoy, está al alcance de todos en Internet. Esta es sólo una reseña para "Artistas en el Perú" y que incluyo como algo especial del arte cinematográfico en nuestra Patria. Pondero su recio carácter, su franca manera de pensar y su inagotable esfuerzo por alcanzar sus metas. Es un personaje histórico con el que concuerdo mucho y entiendo cada vez mejor. Increíble su final y que corrobora que acompañarse con "la verdad verdadera", a todos, nos afecta por igual. Mi modesta admiración Maestro Armando. Hacer cine en el Perú es cosa de locos y Ud. no lo fue. Hay pruebas de su arte como "Ganarás el Pan", "En la Selva no hay estrellas", "La Muralla Verde", "Espejismo", "Sonata Soledad" e "Imposible Amor". Para qué más. Así como existe un "OSCAR", sugiero un "ARMANDO" para el Cine y la Televisión en el Perú. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario