sábado, 28 de noviembre de 2015

WILLY TERRY SÁENZ. VIRTUOSO DE LA GUITARRA, GRAN SEGUNDA VOZ Y ARREGLISTA EXTRAORDINARIO. FIGURA DE NUESTRA MÚSICA CRIOLLA.

Willy Terry Sáenz
En estos años dedicados a reseñar artistas cuya labor ha merecido destacar, nos hallamos ante un personaje de verdadero perfil bajo y que, podríamos afirmar, es depósito de alma buena y romántica. Ya estamos en la era de la televisión y es casi frecuente verlo secundando a grandes cantantes, pero sin animarse a buscar el lugar que ya se merece como estrella del criollismo. Así es y seguirá siendo Guillermo "Willy" Terry Sáenz, nacido en un hogar musical  y en el que destacan sus hermanos Jackeline Terry, brillante soprano nacional y el percusionista Roberto Terry. La mamá, Doña Clotilde, es buena intérprete, como todas aquellas de ayer que soltaban su voz cuando realizaban la labor diaria.

Enorme guitarrista y estupenda segunda voz.
Estaba ya superando la decena de años y hubo una ocasión que considera vital para su futuro de vida. Una navidad y viviendo ya ese ambiente tan especial para los niños, recibió como regalo de Papá Noel una guitarra. Algo debieron intuir mamá y papá para hacerlo. Podría haber sido un buen juguete, pero existía allí, en ese instrumento de cuerdas, toda una futura profesión. Y el muchachito aprendió a quererla y fue nada menos que Don Nicolás Wetzell, el famoso laudista , quien le mostraría sus secretos.¡En qué buenas manos cayó! Aún recordamos aquella su etapa de compositor e integrante del conjunto de Filomeno Ormeño y con sus hijas, triunfador dúo de ayer como "Las Hermanas Wetzell".

Buena labor peruanista al lado de Lucy Avilés.
Nació un día como el de hoy. Un 28 de Noviembre y que aprovechamos para lograr datos que hicieran posible esta reseña. Es como mostrar sus manos y en cada una el número 5. Unidas, su edad. Cincuenta y cinco años y de ese total, 35 dándole al "tundete". Toda una vida y que recuerda su debut en un escenario, reemplazando al bajista como emergencia para el espectáculo de Edith Barr en la recordada "Palizada". A los veinte años demostró su buen oído con el bajo electrónico y sin freno que lo detenga. Es oportuno decir que se inició tocando melodías con "el Cuatro", una guitarra de igual número de cuerdas, y que lo adiestró para dominar el famoso "punteo", aquel al que dio vida "Oscar Avilés".

También poeta y compositor.
Willy Terry es un músico creativo y son muchas las producciones en las que ha intervenido casi siempre en segundo plano. El acompañante de muchos artistas y sin ánimos de "figurete". Saludamos esta virtud. Sus dedos han dejado marca en casi treinta discos y perdemos los nombres de los artistas famosos que se han visto privilegiados con su actuación y dirección. Nos impresionó oír a su soprano hermana cantando el vals "Secreto" con versos de Amparo Baluarte y hermosa melodía de Francisco Reyes Pinglo, un pianista de Sullana que también hizo la música de la polca "Mañanita". Ha hecho grabar a Doña Clotilde, su madre, y que no tiene nada que envidiar a una cantante profesional.

¿Nos permite acompañarla? ¿Y qué le responde?
Ya hemos hecho desfilar en este blog a muchas figuras de nuestro criollismo. Cumplimos un anhelo justo de reseñar a "Willy Terry". No tenemos el gusto de conocernos, porque ya hace mucho estamos fuera del ring musical. La constancia es así. No es esta una biografía. Es simplemente una instantánea, pero que todo lo muestra. El locutor y músico, ya en los otoñales inviernos, se da cita a diario con su "computadora" y da rienda suelta a escribir con amor. Justo en el día de su cumpleaños nació esta reseña  y que la obsequio con mucha modestia a tan grato músico peruano. Willy Terry Sáenz tiene mucho que dar y felizmente es un buen caminante, siempre apoyado en su amada guitarra. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario