jueves, 14 de junio de 2012

JUÁN LAMADRID CARRASCO. GRAN TENOR LÍRICO Y EXCELENTE PROFESOR DE CANTO Y ORATORIA.

Juán Lamadrid
Carrasco
Al tratar a este personaje, muy querido en nuestro medio, cumplo con rendirle mi modesto homenaje en esta reseña. Más de un locutor, artista, orador o cantante, ha sabido de las recomendaciones de un profesional de la enseñanza del canto. Juán Lamadrid Carrasco, que nació con estas facultades genéticas de buen tenor y al que admiramos en muchas de sus presentaciones de solista de la Orquesta Sinfónica Nacional, tiene la virtud de saber transmitir sus experiencias a quienes se lo soliciten. Maestro de vocación que enseña sin egoísmos sus técnicas vocales, con unas cada vez más selectas promociones de alumnos suyos.

Por otro lado, es doble la motivación que nos obliga a reseñar al profesor Juán Lamadrid. Nació un 15 de Junio del siglo pasado, como yo, con respecto al siglo, y es este un motivo especial para saludarlo y que nuestros amigos sepan de sus andares en el mundo del canto y de la oratoria. De lo que si puedo asegurar, es que tiene más de 35 años en lo que respecta a la enseñanza. Un profesor de vasta experiencia y una técnica muy singular para que su auditorio lo escuche. Por algo lleva más de 15 años dictando cursos de Oratoria en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad San Martín de Porres.

Solista de la Orquesta
Sinfónica del Perú.
Quiero confesarles que hace mucho que no tengo noticias de él. Es nuestro correo el que nos indica que el viernes 15 de Junio, agrega un año más a su hermosa existencia en este 2012. Nuestro querido Perú es, en cierto modo, tierra de buenos cantantes líricos y que han triunfado en el mundo de la ópera. Desde Alejandro Granda, pasando por Lucrecia Sarria, Luis Alva, entre otros, y hasta Juán Diego Flórez, también es famoso por los profesores de canto que han adornado sus siglos. Incluyo en estos al profesor Juán Lamadrid por su larga trayectoria y su empecinado afán de servir a las nuevas voces del canto y la oratoria.

Es que todos tenemos un sino. No podemos triunfar en lo que es nuestra pasión, pero destacamos en esas facetas que pocos pueden cumplir. La enseñanza es un ejemplo. Aquí es donde destaca La Madrid. En su larga trayectoria de profesor, ha dictado clases en casi todas la Universidades del Perú y eso avala su bien ganado prestigio. Se ha presentado en todo Latino América, cosechando aplausos en Rusia y otros lugares del orbe. Reiteramos que en el Perú, su tierra natal, es ampliamente conocido. Es autor del libro "Impostación vocal para la Oratoria y el Canto", que ha recibido múltiples distinciones de entidades ligadas a la cultura y el arte.

Artista ante el público.
Otra experiencia nuestra con él, es que tuvo presencia en varios Seminarios y Talleres que organizamos como Asociación de Locutores del Perú. Por eso es que entre sus alumnos figuran destacadas voces de la radio y la televisión. Nombraré a Gonzalo Iwasaky, Mario Liberti, Elena Guevara y Guido Lombardi entre otros. Hay actores que se ganaron su diploma como Adolfo Chuiman y Carlos Galdós, ampliamente conocidos en el mundo del teatro y la televisión. Por supuesto, nosotros aprovechamos de esas maravillosas oportunidades y nos ganamos alguito. Fue muy interesante el conocer el cómo relajarse y respirar correctamente al hablar.

El 15 hay mantel largo y nosotros nos sentimos complacidos de haberles presentado al profesor Juán Lamadrid Carrasco. A nombre de todas su promociones de alumnos, que son cientos de cientos entre artistas, locutores, profesores de educación y los aficionados al canto, le deseamos lo mejor de lo mejor. Dentro de esta modesta reseña, imaginémonos un estupendo Diploma al Mérito y se lo obsequiamos al querido  y muy recordado maestro. Este blog se ve realzado con su pequeña biografía y creo cumplimos con dejar sentado un nombre significativo en la historia del canto y la oratoria. Gracias.

lunes, 11 de junio de 2012

"PABLO DE LOS ANDES". UN ITALIANO QUE SE QUEDÓ EN EL PERÚ" Y SE HIZO FAMOSO CON SU MÚSICA.

Pablo de los Andes
"Pablo de los Andes", cuyo verdadero nombre fue Paolo Beccaria Liprandi y solía celebrar su cumpleaños cada 26 de Febrero en unión de artistas y amigos, nació en 1925 en la ciudad de Cartú, pueblo del que tenía los más gratos recuerdos. Su padre, Don Michelle Angelo, fue su alcalde y con Doña María, fueron ilustres personajes de ese rinconcito italiano. Llegó a Lima en 1940, todo un joven de 15 años. Una familia en busca de horizontes nuevos y quizá huyendo de los malos recuerdos de las guerras que invadieron su país. Gente de trabajo y que incentivó a Paolo para que se forjara un futuro mejor. Una edad para comenzar de nuevo.

En aquellos 28 años que vivió entre nosotros, "Pablo de los Andes", su nombre artístico, estuvo ligado al cancionero criollo, gracias a su amistad con los pianistas Lucho Romero, excelso músico y amigo, y Lucho de la Cuba, extraordinario compositor y pareja inmortal de Filomeno Ormeño, a quienes conoció en una jarana en 1944. El joven italiano, que realmente emigró de su país casi un niño, por cuanto sus padres estuvieron antes en otros lugares del mundo y que no especifico, porque jamás hablamos con él de ello. Lo cierto es que se identificó rápido con nuestras costumbres y especialmente con "los Lucho" en lo criollo.

Posan Mario Cavagnaro, los
"Troveros Criollos" Garland y
Perez con Pablo de los Andes.
Para muestra de su talento de compositor ya próxima a finalizar la década del 40, surgió a la fama cuando "Los Troveros Criollos", Pérez y Garland, estrenaron su vals "Olvídate de Mí". Una joya melódica  y que, a mi parecer, era reflejo de su sangre itálica, Verso precioso y música que en su segunda parte adquiría un neto sabor criollo. El otro tema famoso de este inolvidable compositor, fue su famoso bolero "Sola". La que lo llevó a la fama, nada menos que "Fetiche", cancionista que impuso su estilo en Buenos Aires y que tuvo en este tema un apoyo sensacional para su carrera artística. Fue en Radio América de Lima, el estreno.

Jamás podré olvidar una celebración de su cumpleaños. Residía allá por los 60 del siglo pasado en la urbanización San Eugenio de Lince, a la altura de lo que fuera el cine Alahambra. Reynaldo Cruz, pianista y gran amigo nuestro, nos comprometió a darle una sorpresa. Ya dominábamos el acordeón y con mi esposa "Gaby Rossi", que era intérprete de música italiana, lo sorprendimos dedicándole un selección de música de su añorado país de origen. Recuerdo que Pablo, en la escalera de su acogedora sala, en todo lo alto, tuvo frases de elogio y manifestó que "cómo corría esa voz dulce" de la "Bambina". Inolvidable.

Frente a su amado piano.
Jamás se imaginó que el locutor Serván, fuera también acordeonista. Allí hallamos entre otros artistas, a un intérprete melódico que cobraba fama en Radio Panamericana: "Tony Yalú". Se caracterizaba por cantar siempre acompañado de su propia guitarra. Muy conocedor de acordes difíciles y con  el que también nos supimos entender cuando interpretamos juntos, en esa reunión, el famo tema "Avucchella" de Tosti y que agradó sobremanera a Paolo Beccaria. Vendrían luego otras reuniones en su singular hogar y, más que otra exigencia, evocar tiempos pasados a través de la bella música italiana.

He nombrado sólo dos canciones que le dieron fama: "Sola" y Olvídate de mi". Tuvo muchas canciones más y que los famosos cantores de la época se lucieron con ellas. "Pablo de los Andes" fue además un empresario de éxito con su fábrica de pinturas y otros negocios anexos. Su virtud es que amó al Parú, porque encontró aquí lo que en ningún otro país pudo hallar. Abrigo, amistad y dar rienda suelta a su arte de compositor. Y el tiempo lo confirma. Hoy nos tocó la grata tarea de recordarlo y mientras esto suceda, nadie morirá jamás. PAOLO BECARRIA LIPRANDI o "PABLO DE LOS ANDES, estás siempre con nosotros. Gracias.