lunes, 8 de junio de 2015

"HUDSON VALDIVIA BASURCO". ACTOR TEATRAL DE VARONIL VOZ Y EXCELENTE DECLAMADOR DE POEMAS DE VALLEJOS. ACTUÓ TAMBIÉN CON ÉXITO EN LOS RADIOTEATROS.

Hudson Valdivia
Como ya lo pueden advertir nuestros lectores, siempre iniciamos estas reseñas en base a nuestras muy gratas experiencias con los personajes en aquellas épocas del radioteatro. Desde la década de 1950 nos tocó estar inmersos como narrador y actor en emisoras que propalaban radionovelas como "Victoria", "La Crónica" y "Central", por mencionar algunas. Es en ese tiempo que conocimos a Hudson Valdivia Basurco interpretando galanes o diversos héroes que cobraban vida en sus notables interpretaciones. No fue su fuerte, como tampoco de ningún otro actor. Salir del gran escenario teatral y limitarse a la lectura de libretos, sin duda alguna, no correspondía a su talento.

Llegó a Lima procedente de su natal Arequipa ya con suficiente experiencia lograda en su juventud. Se identificó plenamente con actores de su talla como Luis Álvarez, Alfredo Bouroncle, Elva Alcandré y otros célebres personajes a los que conoció en la Escuela Nacional de Actores del Perú. Siempre ha sido para nosotros al extraño ver a estos artistas como absorbidos por su relación con el teatro. Es que aprovechaban muchas pausas para memorizar las obras que tenían pendientes. Era como sentirlos en otro mundo y Hudson Valdivia no era la excepción. De carácter afable y se decía que tenía complejos por las huellas dejadas por la viruela. No lo creímos así. Nos pareció natural.

No hemos estado inmerso en el mundo teatral, pero podríamos asegurar que este magnífico actor fue intérprete obligado en muchas de las obras del teatro universal. Es en medio del escenario en donde podía demostrar su calidad de intérprete. Su voz destacaba con nitidez en ese silencio de expectativa y recibía los aplausos como premio a su actuación. Llegó a actuar también en varias películas nuestras y que le valieron premios especiales. Alternó en muchos elencos de teatro y bajo la batuta de buenos y famosos directores. Repito. Es lo que podemos reseñar.

"Proa a la mar con Banchero".
En el mundo del disco fue muy solicitado y una de sus mejores producciones fue aquella en la que declamó los poemas de César Vallejo con el título de "Madre" y editado en 1965. Fue también ocasión para que el extraordinario guitarrista peruano Lucho Garland de "Los Troveros Criollos", adornara con su fondo musical a Hudson Valdivia. Nos confesaría  Garland que tuvo que improvisar muchas de esas armonías para el caso de "Trilce" y los poemas a la madre. El gran guitarrista nos diría que fue un reto crear en su instrumento, acostumbrado al ritmo criollo alegre y jaranero, a esos golpes sonoros que se adecuaran a los lúgubres poemas del vate trujillano. La foto de la izquierda, "Proa a la mar con Banchero" es del "cumpa" Donayre con guitarra de Carlos Hayre.

Algo que conmocionó al público de esa época, es el accidente que sufrió Hudson Valdivia y que lo puso al borde de la invalidez. Aún así pudo ofrecer una vez, medianamente rehabilitado, "Vida y Muerte en el Teatro" en base a monólogos dramáticos y que reflejaron su talento de actor. Esto pasó en la famosa sala Alcedo. Era como luchar ante lo imposible. Caminaba ayudado de muletas y que, en cierto modo, originó su alejamiento de aquel mundo teatral. Nos referimos a sus compañeros de arte. Esto hizo decaer su estado de ánimo y caer en depresiones agudas que aliviaba en una bohemia equivocada. Triste final para un artista que paladeó la fama y el olvido.

Un admirador de Hudson Valdivia y amigo como nosotros, Víctor Hugo Flores Mansilla, agrega algo que no pudo quedarse en el tintero: "Cuanta nostalgia de las interminables tertulias en el "Queirolo" de Quilca y Camaná, a muy pocos metros de donde vivió hasta su desaparición física, junto a Grover Gambarini, Carlos Alberto Ostolaza, Roger Santivañes y otros gigantescos exponentes de las letras y el arte. Las inmensas noches de bohemia en el bellísimo "Piano Bar" que tenía Lucho Neves, arequipeño como él, en la calle Los Pinos de Miraflores y compartiendo con Gina Dean y el zurdo Chávez. En el "El Queirolo" aún se conserva la foto que adorna esta reseña". Gracias.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Estimado maestro, es una enorme satisfacción saber que continúa regalándonos tan hermosas páginas de los tiempos idos y que es un imperativo recuperar. Máxime, en mi caso si de trata de paisanos míos como Hudson Valdivia, a quien ya ni se le menciona hoy en día. Ojala que haya lectores sensibles a develar mayores datos sobre este personaje. Un amigo me refirió que el nombre curioso para la época, surguió a partir de la marca de vehículos Hudson motor cars. Por sus apellidos Hudson debió ser natural del distrito de Tiabaya en las afueras de Arequipa. Hay mucho pan que rebanar sobre este hombre.

    ResponderEliminar