lunes, 24 de noviembre de 2014

"LA PAMPA Y LA PUNA". CANCIÓN ANDINA CON MÚSICA DE CARLOS VALDERRAMA Y POESÍA DE RICARDO WALTER STUBBS.

Carlos Valderrama
Hablar de "La Pampa y la Puna" es como iniciar el relato de una historia romántica, porque su poesía estuvo inspirada en el amor que le profesó un ciudadano argentino a una damita peruana que lo embrujó e hizo que la siguiera y se quedara para siempre en nuestro querido país. Es igualmente un segundo himno nuestro y obra de Carlos Valderrama Herrera, autor de su música, como también, por la letra, de Ricardo Walter Stubb Vega, el personaje argentino que se enamoró apasionadamente de una de nuestras bellas mujeres. De ambos autores se trata esta reseña y es un homenaje a ambos, lamentablemente sumidos en el olvido. En nuestra época escolar era una canción que se cantaba en todas las efemérides nacionales y repertorio de las sopranos más prestigiadas y de la mayoría de tenores líricos. Yma Sumac fue la que la llevó a nivel mundial con su voz.

Carlos Valderrama nació el 4 de Setiembre de 1887 en la ciudad de Trujillo y vivió en el pueblo de Moche, en la calle Alfonso Ugarte y un lugar, según algunos cronistas, donde se reunían los músicos de orquestas y bandas para lucir sus buenos repertorios. Precisamente su padre fue uno de estos músicos y llamado Don Jacinto Valderrama y que en todo momento no quiso que Carlitos sintiera afición por este arte. Pero lo tenía en la sangre y como era lógico salía a flote. Por eso es que tratando de convencerlo que no era lo ideal, lo mandó a estudiar Ingeniería Eléctrica a los Estados Unidos a la Universidad de Cornell en Nueva York a través de una beca. Viajó en 1907 y le sirvió para adquirir el hábito de la disciplina, pero sin jamás pensar en renunciar a su idea de ser músico. Todo era cuestión del tiempo y las oportunidades.

Como era de esperarse a la primera ocasión ingresó a estudiar lo que anhelaba y también muy integrado a la cultura del arte. En 1917 retorna a Trujillo integrándose al Grupo Norte, conocido también como los de "La Bohemia de Trujillo" y entre los que halló nada menos que a César Vallejo, actuando juntos la noche de la primera lectura de "Los Heraldos Negros". Valderrama ejecutó sus obras al piano y el reconocimiento del público a las mismas con grandes aplausos. También allí coincidió con Daniel Alomías Robles, autor del "Condor Pasa", para dar un mayor impulso a la música indigenista. Esta composición con "La Pampa y la Puna" son, sin duda alguna, los referentes más grandes de nuestra música peruana en el mundo. Lástima no se las escuche como antaño y que se sabían sus orígenes y el nombre de sus autores.

Valderrama compuso la ópera ballet "Inti Raymi", hoy olvidada plenamente. Son hermosas las melodías de "Tristeza Andina", "Corazón vuelve a llorar", "La Canción del Arriero", "Las Campanas de María Angola", "Plegaria al Sol" y otras que sería largo enumerar. Destaca también su Concierto para Piano y Orquesta. Un músico completo. Otra de sus populares obras es la marcha "Los Peruanos Pasan" y que se puede oír en los desfiles de Fiestas Patrias por las bandas militares. Fue un músico que en 1928 viajó por el interior del país y también por capitales sudamericanas difundiendo su música y el mensaje del indigenismo sinfónico. Organizó coros escolares e hizo montajes de obras de inspiración andina. Falleció en Lima el 1ro. de Agosto de 1950 a los 63 años de edad y es merecedor a mejores recuerdos por todo lo que hizo por nuestra música.

José Carlos Mariátegui y Ricardo Walter Stubbs
En cuanto al argentino Ricardo Walter Stubbs Vega, poeta, escritor y periodista que escribió en las primeras ediciones del diario "La Crónica", resultado de su enamoramiento con la dama peruana con la que contrajo matrimonio, le había dedicado una poesía y la que escuchó Valderrama en casa de José Carlos Mariátegui. Fue allí, según testigos de aquella historia, que se inspiró para componer "La Pampa y la Puna" y que en principio tuvo compás de tango argentino, pero fiel a su amor por lo indígena optó por lo que todos hemos escuchado alguna vez. Recuerdo que se originaban polémicas por aquello que decía: "Desde mi pampa querida salté a la cordillera, joven andina, porque tu voz divina canta la primavera". Pampa es una expresión quechua referida al campo raso. De niños decíamos: "Vamos a la "pampita" para tirar unos golpes".

Para completar esta reseña diremos que Ricardo Walter Stubbs Moncloa le tomó tanto cariño al Perú y se nacionalizó. ¡Cómo no hacerlo! Era la tierra de su amada esposa a quien la siguió desde la Argentina. Aquí encontró el calor de la amistad y se dedicó al periodismo y a escribir, por ejemplo "El quinto jinete del Apocalipsis" y que le valió premios especiales. Es autor del "Registro histórico de Lurigancho y Chosica", este último, distrito en el que residió la mayor parte de su vida y murió de avanzada edad el 30 de Diciembre de 1970. "La Pampa y la Puna" fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación Peruana a través de un Decreto gubernamental de 2004. También es considerada como Himno Nacional no oficial del Perú. Nos sentimos privilegiados de reseñar a los autores de esta gran obra musical y ojalá pueda ser nuevamente oída, aunque haya pocas voces privilegiadas para hacerlo. Gracias.

lunes, 17 de noviembre de 2014

"PEDRÍN CHISPA" Y SUS LIBRETOS HUMORÍSTICOS EN LA RADIO Y SUS "PASTILLAS PARA EL HÍGADO".

"Pedrín Chispa".
Personaje clave en la radio de ayer fue el libretista. Hoy es el guionista y recuerdo que hubo uno muy popular y querido por los oyentes. De un estilo propio y con un sentido del humor, muy particular. Nos estamos refiriendo a Don Elías Ponce, un artista también músico y padre de los afamados "Chicos de la Radio" que triunfaran en aquel mundo del espectáculo. Después, ya crecidos Elías, Malva y Daniel, fueron "Los Hermanos Ponce". Se dice de aquel que siempre cae bien con alguna ocurrencia, es porque tiene buena chispa. No puedo afirmar si fue el propio Elías Ponce u otro el que le clavó el tan inolvidable seudónimo de "Pedrín Chispa". Por que en cualquier momento surgía de su mente ese punto chispeante del buen humor.

Pedro Elías Ponce
Lo cierto es que tuvo fama y sus libretos fueron interpretados por los más legendarios cómicos, imitadores y artistas del teatro y de la radio, a mediados de la década de 1940. Nombremos a algunos: Carlos "El Cholo Revolledo" y doña Antonia Puro. Los insuperables comediantes de moda y del cine nacional Paco Andreau y Edmundo Moreau. Escribía para las revistas y diarios y siempre añadiendo a sus historias una huella de buen humor. No me cansaré de repetir que la radio, aquel aparato de sonido agradable y musical, tenía como característica especial el jugar mucho con la imaginación. El oyente se hacía mil ideas acerca de algún personaje que oía a través de la radio. En esto era un capo "Pedrín Chispa".

Angel Crespo "Pelito"
El caso del niño terrible de la radio, "Pelito", fue singular. Fue una creación del famoso imitador "Ángel Crespo" a su personaje. Las travesuras de un niño de seis años de edad y cuya voz, muy bien imitada por Crespo, caló hondo en el gusto popular. "Pedrín Chispa" basaba sus libretos en hechos reales. Imitando la voz de un niño, pero muy especial, lograba que el radio escucha viviera la historia a plenitud. Creaba este imitador otras voces para el peluquero, el chino de la esquina, el bodeguero, etc. También secuencias de la procesión del "Señor de los Milagros" con banda musical y todo. Era un espectáculo que se originaba en una sola garganta: la de Ángel Crespo. El niño "Pelito", realmente una maravilla.

Con Humberto Martínez Gómez
Con el gran Elías Ponce llegamos a conocernos en la antigua radio "El Sol", mucho antes de la llegada de la televisión a Lima. Fue realmente un señor productor. Recuerdo cuando laborábamos en Radio Victoria nos tocó subir al auditorio para la historia de "Los Novios". Problemas y situaciones jocosas de una pareja con los padres de la novia. En este caso actuaban como tales Zarela Cruzado y Edmundo Moreau. Los novios éramos Delia Fortún y quien hace esta reseña. No exagero al decir que, en muchas ocasiones, éramos presa del buen humor de "Pedrín Chispa" y no podíamos contener la risa. Esto ocasionaba que el público riera con más delirio al observarnos en tremendas circunstancias. La foto de la derecha es elocuente.

"Los Hermanos Ponce"
"Pedrín", como se le trataba a Elías Ponce, era un hombre cordial, muy sencillo y de una nobleza extrema. Nos trataba como si fuéramos amigos de toda la vida. Siempre ocupó puestos importantes en la radio. No dejábamos de leer sus crónicas que aparecían en "El Comercio", "La Prensa" y revistas de espectáculos. Cuando arribó la televisión, tuvo a su cargo la producción de importantes programas y siguió conservando el mismo perfil de siempre. Tuvimos un reencuentro con él cuando en 1970 ingresamos a América Televisión. Fue el productor del programa "Ritmo en el 4" y que conducía Diana García con mucho acierto. De aquel programa salió nada menos que Eva Ayllón, hoy una figura de la canción criolla.

Elías, Malva y Daniel,
"Los Chicos de la Radio".
En los estudios de grabaciones que tiene Elías Ponce Jr. en la Av. Salaverry, en uno de sus ambientes le rinde homenaje a su padre con "El Rincón de Pedrín". Se luce una fotografía de "Pedrín Chispa" y algunas de sus "Pastillas para el Hígado", notable columna que se publicaba en el diario "El Comercio". Queda esta reseña como un homenaje a un gran escritor y libretista de mucho talento como lo fue en vida Elías Ponce. Fue el más popular en aquella era histórica de la radio y que la llenó con sus ocurrentes libretos y personajes. No de gran estatura física, pero gigante frente a la máquina de escribir. Dominaba los secretos del "Banjo", instrumento musical de cuerdas y herencia legada a  sus hijos "Los Hermanos Ponce". Gracias.

sábado, 15 de noviembre de 2014

ALBERTO URQUIZO LANEGRA. MÚSICO DE CRIOLLO CORAZÓN Y GENEROSA AMISTAD. GUITARRA ENCHAPADA EN AMOROSA ARMONÍA. ¡FELIZ CUMPLEAÑOS!

Alberto Urquizo
Bautizado a la antigua tradición y gracias a Dios, Alberto. El almanaque señala hoy 15 de Noviembre: "San Alberto Magno". Suponemos que son sus nombres completos y, si no es así, los merece. Por que es magno en todo. Tiene facilidad para hacer amistad y llenarse de amigos. Nació en 1938 con un don especial y es el de ser artista. No el espectacular "puntero". Es el armonioso. El que debe sacarle a su guitarra los acordes que se adecuen de manera perfecta a la voz y a la canción elegida. El de la santa paciencia. No he conocido a otro diferente. Ni antes ni después. Es el mismo Alberto Urquizo Lanegra de Breña, al que me da una alegría especial dedicarle estas notas escritas en mayor y menor con todas sus alteraciones, pausas y ritmo.

Recordarlo como director musical del famoso "Danzas y Canciones del Perú" que transmitiera la "tele" y que sirviera para que amáramos con mayor intensidad nuestra canción criolla. El primer recital de la Canción Criolla con la historia del vals peruano que es un documento musical con relatos de Estenio Vargas y la pluma de Gonzalo Rose. Creo que no hemos superado esa etapa. Jamás se envaneció y fuimos testigos silenciosos y admiradores de su estupenda labor. El hombre sencillo y humilde al que los títulos no le afectan. El de la eterna sonrisa y amabilidad. Un señor de señores cuando con su viola y buena presencia le da categoría al vals, a la polca o a lo que la ocasión exija. El del Centro Musical Unión y de la categoría especial de Matallana, Otiniano y otros laureados maestros que arribaban desde Monserrate. El del "Trío Continental" con el inseparable Víctor Reyes.

Subió al escenario de la OEA y fue embajador nuestro acompañando a una dama llamada Edith Barr. Un caballero que se distinguió en el mundo del arte sabiendo pulsar su guitarra para ponerle fondo a otra de nuestras reliquias llamada "Chabuca Granda. Fue en el Palacio de las Bellas Artes de México. Le dio confianza a la diva y se lució como nadie con Lucho Gonzales. Nueva York, Los Ángeles y San Francisco al lado de Rafael Matallana y de Cecilia Bracamonte. Todo Centro América con Edith Barr. Ese es Alberto Urquizo Lanegra. El director, arreglista y conocedor de los secretos musicales criollos. Lo recordamos en Radio Victoria, nuestros inicios de locutor en los bajos de "La Cabaña", con Adolfo Zelada y haciendo historia. ¿Alguien puede decir lo contrario? Reseñamos a un profesional que toca desde los 17 "noviembres".

No vamos a confundir a nuestros lectores señalando un larga lista de países que visitó, pero les aseguro que fueron muchos e importantes. En 1989 el gobierno de turno lo premió con "Las Palmas Artísticas en el grado de Maestro" por sus 52 años de vida entregada a nuestro cancionero. Y luce como si no lo fuera. Sencillo. Gran virtud y jamás buscando la notoriedad barata. Ejemplo de humildad. Un profesional que en IEMPSA acompañó a decenas de grandes artistas y elemento importante de ayuda y consulta de Oscar Avilés, en las grabaciones que todos conocemos. Presente en todas las actividades que signifiquen una ayuda u homenaje a artistas queridos. Unido a su guitarra con fidelidad y cariño.

Ya estamos en 2014 y Alberto Urquizo Lanegra y su grupo de gente amiga por la música, puede ser visto en el programa "Una y mil voces" poniéndole calidad a los acompañamientos. Es incansable y prodigioso para la entrega de su arte sin mayores nominaciones. El estudioso del "Salesianos", aquel muchacho que jugó por la selección de su colegio, se probó en la "U" y prefirió la música. Ya había sentido el gusto del canto y puesto a prueba su oreja maravillosa. No es toda su historia. Es sólo un modesto homenaje del admirador, del colega músico y del reseñador que siente un honor especial al describirlo. Que sigan agregándose muchos mas a los felices 78 de esta su fecha natal. Nuestro fraterno abrazo. Gracias.