domingo, 25 de mayo de 2014

"GUIDO VIGNOLO CASTILLO". EL COLUMNISTA FAMOSO DE "ÚLTIMA HORA". PERIODISTA Y COMPOSITOR.

Guido, Filomena y la tía Esther
"Soldado de a pie".
En esta ocasión se trata de un versátil personaje y que su nombre destacó en una popular columna de espectáculos del diario "Última Hora". No es Guido Monteverde, pero si Guido Vignolo Castillo. De ágil pluma y presente con los personajes populares del espectáculo artístico. Nos ha dado gusto haber tenido un encuentro con él y evocar tiempos pasados. Además, sus fotos, hablan por si solas. La de la izquierda posando con su amada esposa Filomena y la "tía mamá", Doña Esther, vital en su vida y en su formación, porque le obsequió su primera máquina de escribir al futuro periodista. Piensa editar un libro con sus andanzas y al que titulará "Soldado de a pie". Considera que el periodismo tiene parte de lucha y mucho sacrificio. Así lo entiende él. Combatientes para buscar la información.

Al lado de Leonardo Fabio
Con Claudia Cardinale
Se inicio en el diario "Expreso" y como ayudante de Luis Loli Roca. Fue Carlos Sánchez Fernández quien lo invitó a escribir en el importante suplemento de aquellos años y conocido como "Estampa", haciendo entrevistas a Eduardo Ramírez del Villar y a Segisfredo Luza, un psiquiatra que dio mucho que hablar. En "Última Hora", el famoso vespertino que introdujo la "jerga y la replana criolla", es en el que tiene ocasión de codearse con estrellas del cine y del disco, casos como Leonardo Fabio y la actriz Claudia Cardinale con las que aparece en estas fotografías. Un gran lujo.

"Los Rufino" cantando alegres "Triana Morena".
Guido Monteverde, su maestro según propia confesión, lo puso a duras pruebas hasta confiar en él para que firmara sus editoriales.El muchacho Vignolo corrió rápido, porque nació para eso. Siempre atento a la llegada de artistas y con la pluma en la mano para arrancarles entrevistas que se publicaban en primera plana. Con "Los Rufino", artistas que triunfaron en nuestra naciente televisión en el "Hit de la Una", supo ganarse sus simpatías con sus notas promoviéndolos para sus giras por nuestro territorio patrio. Guido Vignolo se ganaba el afecto de todos. Nacionales y extranjeros. Es por eso que lograba estos recuerdos que tienen mucho valor y reflejan su trabajo periodístico en aquel mundo de espectáculos de ayer. Su columna del diario "Última Hora", es evocada con mucha simpatía.

Egoaguirre, Avilés y Cortés: "Los Morochucos".
La columna de Guido Vignolo era muy solicitada por la lectoría que sabía conseguir. Obtenía las primicias para hacer vender a su diario. Era innata esa cualidad y no se aprende en la escuela. Nos ha cedido fotos muy interesantes y no publicadas antes. Recuerdos para él y que nos sirven para detallar su reseña. Gozaba del afecto del gran trío criollo "Los Morochucos" y allí lo tienen entre la cordialidad de Augusto Egoaguirre, Oscar Avilés, la "Primera Guitarra del Perú", recientemente fallecido, y Alejandro Cortés la gran primera voz de "Los Caballeros de la Canción Criolla". Esa ha sido su rutina y vaya una sincera felicitación para él.

Guido y "Rocío Dúrcal".
Entrevista a "Marisol".
Nos cuenta y quiere que destaquemos el suceso. Se casó con Filomena, su amor de toda la vida, en la Iglesia de la Inmaculada de la Colmena un 28 de Diciembre de hace 45 años. Ha logrado como su felicidad cinco hijos que no le creen que tocaron para ellos absolutamente gratis: "Los Destellos", "La Sonora Casino" de Hugo Macedo y "Papo y su Combo Sabroso".  Otra revelación es que Filomena les tenía celos a "Rocío Dúrcal" y a "Marisol", grandes y bellas juveniles estrellas españolas, a las que entrevistó muchas veces durante su carrera de periodista. Todos las recordamos y seguimos admirándolas, porque han dejado películas inolvidables.

Al lado del gran "Raphael".
El célebre "Paul Anka".
Como compositor le grabaron sus temas Lucho Barrios, Ramón Avilés, "Panchito" Jiménez, Gaby Zevallos y "El Grupo Caracol" entre otros. Ganó el Festival Infantil de Yola Polastry en 1980 con "Hip Hip Húrra". "Anamelba" le cantó su bolero "Lo nuestro" y con la vocalista Lastenia Castillo les ganó en un Festival Criollo nada menos que a Manuel Acosta Ojeda y a Luis Abelardo Núñez. Acaba de reeditar un CD con sus mejores canciones y que cierran su agitada vida profesional en sus 45 años de periodista activo. Otro gran secreto de Guido Vignolo es confesar que componía sus canciones entre el ruido de los ómnibus repletos de pasajeros y que hasta ahora no comprende el por qué. Cosas de poeta, periodista y loco, como él lo afirma.

Esperamos que en esta reseña se refleje su recordada vida de reportero y amigo que sabía brindar ayuda a los artistas con espectáculos a los presos de Lurigancho y al Penal de Mujeres en Chorrillos. Loable y meritoria labor que pinta de cuerpo entero su generosa humanidad de buen profesional. Ganó muchos trofeos y estos documentos de "Los Panchos" y la "Sonora Matancera" son una muestra de lo que significó "Guido Vignolo" en el sentimiento de los artistas a los que entrevistó y apoyó en sus presentaciones en nuestra gran Lima. Sin ningún interés de su parte. Pasó con él y ese fue su gran mérito. Además, buen futbolista y campeón al lado de Alfredo Aguirre y otros artistas. Por todo ello, mil felicitaciones. Gracias.



viernes, 16 de mayo de 2014

"LUCRECIA SARRIA". ORGULLO DE LA LÍRICA PERUANA. CON SU VOZ PASEÓ EL NOMBRE DEL PERÚ EN LOS MEJORES TEATROS DEL MUNDO.

Lucrecia Sarria
Pareciera que con la desaparición de Luciano Pavarotti. el célebre tenor italiano, se acabaron las pocas oportunidades de observar transmisiones de programas con grandes voces líricas. José Carrera y Plácido Domingo, con los que conformaran "Los Tres Tenores", pareciera ya no tienen la actividad que tuvieron. Un tenor peruano que nos llenó de orgullo, porque lo vimos actuar, es Luis Alva. La historia nos dice que Alejandro Granda fue extraordinario en la Ópera y aún hay débiles recuerdos de su etapa de profesor en el Conservatorio Nacional de Música. Nos referiremos en esta ocasión a una soprano ligera de coloratura que si fue famosa y paseó el nombre del Perú en los más prestigiosos teatros del mundo.

"Lucrecia Sarria", que no ha tenido sucesora y que me disculpen todas las magníficas sopranos, que han pisado el Teatro Municipal, con esta afirmación. La hemos conocido en vida y se la veía en nuestro Conservatorio de Música dictando clases. Su fama la teníamos presente por los recuerdos de gente mayor que supo de sus extraordinarias condiciones vocales. Gracias a Dios llegó a grabar para la RCA Victor varias arias y otras canciones del repertorio lírico y en las que, al oírlas, quedamos convencidos que fue extraordinaria. Somos amantes del "Bel Canto" y coleccionista de grandes voces mundiales y la de nuestra Lucrecia Sarria fue impresionante. Además de su extraordinaria tesitura, un dominio natural de las notas agudas.

Teatro Municipal, escenario de sus grandes triunfos.
Según su historia, nació en 1907 y falleció en 1992. Tuvo actividad escénica entre 1930 a 1945. Debutó siendo muy joven, a los 20 años de edad y sorprendiendo al exigente auditorio del Teatro Municipal de Lima. Por esos tiempos era casi normal recibir delegaciones de compañías italianas y se fomentaba la cultura lírica. Lucrecia Sarria decidió formarse como se debe y viajó a Italia, cuna de este arte, tomando clases nada menos que en Milán con el profesor Dante Lari que la perfeccionó y la hizo debutar, después de tres años de estudios, cantando la difícil ópera para soprano de coloratura "Lucia di Lammermoor" de Gaetano Donizetti y que resultó un triunfo notable por su afinación y juegos vocales con escalas y trinos casi celestiales. Se percibe en sus grabaciones.

No pretendemos dar una clase de conocimientos sobre el "Bel Canto". Citaré las más renombradas óperas como "Rigoletto" de Verdi y la historia de Gilda y su jorobado padre. También "El Barbero de Sevilla" de Gioachino Rossini y su aria famosa y muy especial para el lucimiento de una diva. Fueron muchas más obras las que permitieron que Lucrecia Sarria demostrara su arte y se le abrieran las puertas de las más grandes salas para este espectáculo. Nuestra intención al reseñar a Lucrecia Sarria, es revalorarla para que nuestras nuevas generaciones sepan que existió. No puedo olvidarla en el recital que diera en el ICPNA, el tenor Carlos Vásquez, su alumno y ahijado y que nos permitió saludarla y admirarla en silencio.

Edmundo Pizarro, Alejandro Granda, Rosa
Mercedes Ayarza, Luis Alva y Lucrecia Sarria.

Tres grandes tenores y una super soprano peruana.
Mucho nos conversó también sobre ella, quien fue nuestra querida esposa y que estudió canto lírico en el Conservatorio. Fue igualmente soprano de coloratura y llegué a conocer a quien fuera su profesora y que lamentaba no prosiguiera la carrera. Por supuesto que Lucrecia Sarria ya no cantaba. Perdió sus agudos a consecuencia de una mala operación a las amigdalas, pero sus clases eran maestras. Recuerdo haberla visto en 1955 en el Teatro Municipal cuando llegó desde Buenos Aires el tenor italiano Tito Schipa y nosotros hacíamos la transmisión para Radio Selecta de Lima en cadena con Victoria y 10 emisoras de provincias. Habían actuado en Radio Belgrano en 1940 y fueron grandes amigos.

Esperamos hayan percibido la importancia de "Lucrecia Sarria". Recibió muchas distinciones en nuestras ciudades peruanas como Arequipa y Trujillo. El municipio limeño le otorgó la Medalla de la Ciudad en ceremonia que se realizó en su salón dorado. No podían faltar las Palmas Magisteriales en su más alto grado de Amauta y otorgado por el Ministerio de Educación. Donó todo su valioso material de repertorio a la Escuela Nacional de Música y que ha servido para que muchas sopranos lograran conocer las obras de los grandes maestros de la Ópera. Un homenaje póstumo le hizo el Conservatorio distinguiéndola como Maestra Honoraria en su legendario local del Jr. Cusco. ¡GRACIAS LUCRECIA SARRIA! Muy modesta nuestra reseña para ubicarla en el lugar que se merece. Gracias. 

miércoles, 14 de mayo de 2014

"NICOMEDES SANTA CRUZ". PRIMER DECIMISTA PERUANO Y SU FRASE "VIEJOS RECUERDOS DE ANTAÑO QUE MI CORAZÓN EVOCA Y DICE ASÍ:"

"Nicomedes Santa Cruz".
Nos hemos demorado demasiado para recordar a Nicomedes Santa Cruz, el talentoso decimista que tanta honra dio a nuestro querido Perú. ¿Y cómo se dio a conocer cuando todavía era un ilustre comediante que intentaba avanzar en el mundillo del teatro? Pues, en la "Peña de Augusto Ferrando". Quien sabe el gran animador de "Trampolín a la Fama" se llenaría la boca con su famoso: "Yo lo descubrí". Mucho más antes de ello ya sabíamos de los éxitos de su hermano César como compositor de música criolla y de un estilo verdaderamente limeño. Se nos ha ido el título de un un vals que allá a finales de la década de 1940 se oía por la radio y entonaban nuestros tíos. Es autor de muchos trabajos sobre la historia del vals criollo. A la derecha una de sus últimas fotografías del talentoso decimista perunao.

Con Vicente Vásquez.
No soy seguro en decir los años, pero creo que en 1947 ya daba que hablar su hermano Rafael y que hacía sus faenas enfrentando a los toros en la Plaza de Acho. Un asombro ver en el ruedo a un negro con virtudes extraordinarias, larguirucho y dominando bien el capote y mandando con ley en la arena. Es por eso que en sus inicios se le conocía Nicomedes "como el hermano del torero". Tuvimos la suerte de conocer a Rafael Santa Cruz que visitaba los estudios de América Televisión allá por 1980 y nos dimos un buen baño de anécdotas y recuerdos. Ya destacaba en toda la expresión de la palabra su hermana Victoria y que con Nicomedes compuso el vals "Callejón de un solo caño", gran éxito de "Fiesta Criolla". A la izquierda el recuerdo del "bordonear" de Vicente Vásquez y deleitando a su público congregado el año 1958 en el que fuera famoso Teatro Perricholi de Lima.

Jugó al fútbol.
Nicomedes Santa Cruz Gamarra nació el 4 de Junio de 1925 nada menos que en La Victoria, el famoso barrio del Alianza Lima, en la calle Sebastián Barranca y donde radicaba la concentración de gente negra que más fama le ha dado al Perú. Su padre fue un reconocido dramaturgo, Don Nicomedes Santa Cruz Aparicio, del que hereda esa vena artística para escribir. La mamá fue Doña Victoria Gamarra Ramírez, hija de un pintor de fama, Don José Milagros Gamarra, último compositor de zamacuecas del siglo XIX. Era costumbre antiguamente, en las mujeres de ayer, que estas cantaran mientras lavaban la ropa y Nicomedes en su niñez no solamente oía a su madre interpretando valses, sino "décimas" que recitaba con gran talento escondido. Su hogar fue la escuela natural en la que bebió arte y cultura. De su album biográfico rescatamos la foto en la que luce vestimenta de futbolista, años de su juventud y según testigos no lo hacía mal.

Obsequiando disco a Pelé.
Laborábamos en la primera década de 1960 en Radio "El Sol", cuando esta emisora presentaba todavía excelentes programas de auditorio. Allí conocimos a Nicomedes Santa Cruz, que ya ostentaba cierta fama y nos concedía el privilegio de conversar con él. Una voz tremenda y una expresión de su rostro que se transformaba al comentar los hechos del día. Ejerció el periodismo y colaboró en "El Comercio" y el diario "Expreso" entre otros medios escritos. Recordaba sus inicios al lado de su hermana Victoria en 1956 con una compañía teatral en busca de revivir el folklore afroperuano y que les costó mucho, pero ganando experiencia. Es para nosotros un honor escribir esta reseña, en cierto modo, de la familia Santa Cruz y de diez hermanos, Nicomedes fue el noveno. Todos con arte en sus venas y en diferentes actividades.

España Radiodifusión 1966
Relataba que debutó en el Teatro Municipal en 1957 con las famosas estampas de "Pancho Fierro" y gran suceso. Dirigió el Primer Festival de Arte Negro en San Vicente de Cañete en 1971 y tres años después viajaría a África al coloquio "Negros de América Latina". Fue un embajador que dejó recuerdos de su arte en Cuba, México, Japón, Panamá y Colombia entre otros países. Actuó en la televisión y recuerdo que cada vez que iniciaba sus actuaciones repetía con su estilo tan distinguido esta frase: "Viejos recuerdos de antaño que mi corazón evoca. Y dice así: ". No ha existido en nuestra Lima, otro decimista que lo reemplace con el éxito que este extraordinario personaje de nuestro criollismo logró en vida. Por ejemplo, el ser distinguido en el país ibérico con el "Premio España de Radiodifusión 1966".

En Dakar, Africa, 1974.
Quedan en grabaciones sus queridas décimas "La Pelona": ¡Cómo has cambiado pelona..! "A cocachos aprendí.." o "La Escuelita". "Meme Neguito" y muchas más. Nadie para decirlas como el gran Nicomedes Santa Cruz Gamarra que aprendió a ser herrero y nos dejó como recuerdo el enrrejado del mausoleo de Felipe Pinglo Alva con sus hermanos Pedro, amigo de Pinglo, y César, el compositor y escritor. En 1981 fue a Madrid y residió en esa ciudad con su familia hasta que la muerte lo sorprendió el 5 de Febrero de 1992, víctima de un cáncer al riñón. Es el máximo exponente de lo afroperuano y debido a ello en 2006, nuestro gobierno designó el 4 de Junio, fecha de su nacimiento, como "Día de la Cultura Afroperuana". Visitó Africa y llegó a Dakar, ciudad en la que respiró el aire venerado de sus ancestros. Gracias.


martes, 6 de mayo de 2014

"PANCHITO JIMÉNEZ". FRANCISCO JULIÁN JIMÉNEZ FERNÁNDEZ. "EL LEÓN DEL NORTE". NOBLE Y HUMILDE COMO POCOS. ETERNAMENTE EN EL RECUERDO.

Panchito Jiménez
Reitero que no somos investigadores ni historiadores. Este es un blog de reseñas basadas en nuestras experiencias a través de los años vividos en la radio, en la televisión y en la música. Conocimos a muchos personajes y entre ellos al más humilde y sencillo de los artistas: "Panchito Jiménez". Nos hizo un regalo a través de una sus grabaciones y en la que solía mencionar el nombre de "la abuela Barbarita", nuestra madre, y como simpatía a nosotros. Cuántos recuerdos de esos viajes en la línea 25 que iba a la Unidad Vecinal Nro. 3. Él se quedaba en "Mirones", pero era una charla agradable. Nos invitaba a su hogar a saborear los ricos potajes que preparaba su señora y era también su manera de ganarse el sustento. Realmente aquella etapa la llevamos con nostalgia  y sentíamos el deseo de revivir tan buenos momentos. Es que el tiempo no se detiene y nos gana inflexiblemente.

"El León del Norte".
Aquello de que cantó con "Los Trovadores del Perú", el legendario trío de González, Campos y Paz, es una historia que sucedía cuando el "trovador Javier" se convertía en solista y allí estaba "Panchito" para suplirlo al momento. En la Argentina había que buscárselas y "laburar" de distintas formas. También fue solista y de gran voz baritonal. Igual sucedía con Humberto Cervantes que se unió a "Los Trovadores Limeños" con la primera voz de Juan Miguel Sánchez y que grabaran en la década de 1940 los valses "Mi Perú" y "Así era ella", de gran resonancia en discos de 78 RPM. "Panchito Jiménez" y otros más buscaban campo fuera y así llegó a Bolivia donde lo esperaban "Los Trovadores del Perú" Oswaldo Campos y Miguel Paz. Es cierto aquello de que la primera guitarra del Perú, Oscar Avilés, tuvo ocasión de integrar este gran conjunto que dio tanto prestigio al Perú.

Cervantes, Jiménez y Avilés como "Fiesta Criolla".
Quizá su humildad y demasiada sencillez no le ayudaron a adueñarse de un nombre de fama. Siguió en segundo plano, pero buscándose honradamente el sustento. Nos contaba que viajó con la familia y ella es testigo de "todas sus andanzas". Hombre bueno como gran norteño y tío de la cancionista internacional "Vicky Jiménez". José Lázaro Tello Cordero le plantó por aquello de su gran chorro de voz el apelativo de "El León del Norte" y que quedó clavado a su medida. Conservo una grabación acompañando a "Panchito" en una actividad almuerzo que hiciera Canal 4 y se recurrió al "Hombre del Acordeón". De esa misma cita, quedó registrada la voz de Víctor Dongo Casalino cantando "Muñeca Rota".

Con la guitarra de Velásquez
Donde quizá tuvimos ocasión de pasar buenos momentos de tertulias fue en el estudio de grabaciones que funcionaba en el local de Radio Central de la calle Belén. Allí laboramos muchos años y entrevistábamos a los artistas que llegaban a la radio. Nos dimos el gusto de pasar ratos singulares con Jiménez y Cervantes. Ya había acabado la etapa de "Fiesta Criolla" con Oscar Avilés y recuerdo alternaba como primera guitarra el joven Roberto Velásquez y otro acompañante que no supe como se llamaba. Ensayaban en los pasillos a vista y paciencia de la gente que visitaba ese estudio de grabaciones. Ya no era lo mismo, nos decía el querido "Panchito Jiménez". Con la venia de Oscar Avilés, seguían siendo "Fiesta Criolla", pero los años y otras contingencias propias de las necesidades, lo hicieron abandonar con el gran Humberto Cervantes al jaranero conjunto criollo.

Con su amada esposa e hijos.
Creo que la vida le enseñó mucho y su personalidad le hizo siempre ganar amistades. No había imposibles y así se convirtió en solista de temas como "Juanita", "Amor Eterno" y otros más, acompañado por Oscar Avilés. Esos dichos tan recordados entre cada tiempo del vals como el de "Amor Eterno" que decía Oscar: "Amor me diste, pero "del terno, ni el hilo". No recordamos en estos momentos el título del vals en el que nombra a la "abuelita Barbarita" y que nuestra madre en vida disfrutaba con mucha alegría. Fueron muchos los encuentros en diversas reuniones a las que concurríamos con nuestro grupo orquestal y en las que con gran éxito también actuaba "Panchito Jiménez". Un amigo inigualable. Quedamos cortos para reseñar más anécdotas, pero con lo escrito basta para que siempre sea recordado como lo que fue. Un grande de nuestro cancionero.

Inolvidable por siempre.
Ya hemos escrito sobre este artista integrando "Fiesta Criolla". Nos enteramos de su deceso el 3 de Mayo, al finalizar una grata reunión en casa de Hugo Donayre Manrique y con Alfredo Aguirre Zapata en horas de la noche. Nos parecía imposible. Se nos quedaron las ganas de mostrarle esta reseña, guardada en la memoria hace ya mucho tiempo atrás. Se nos ha ido como lo quiso él. Sin bombos ni platillos, pero jamás olvidado. Una cosa es que no se haya repetido el ritual que se ha venido haciendo costumbre con exageradas manifestaciones de dolor y otra que, quienes amamos nuestra música, jamás le hemos olvidado. ¿Que tuvo los atributos para merecer grandes homenajes y acorde a su prestigio? ¡Sí! Fue grande en todo. Como artista y cantor, sin igual. Dios lo recibe en el más allá con la justicia que se merece y ya está al lado de los que le antecedieron armando la jarana. Descansa en paz FRANCISCO JULIÁN JIMÉNEZ FERNÁNDEZ, el inolvidable "PANCHITO JIMÉNEZ". Gracias.