domingo, 21 de agosto de 2011

ÓPERA EN LIMA. TEMPORADA 2011 EN EL TEATRO MUNICIPAL. "LA BOHEME" DE PUCCINI.

"La Boheme"
¡Qué alegría y satisfacción hemos sentido al concurrir nuevamente al Teatro Municipal de Lima. Cuando todo parecía que iba a quedar en el olvido, Luis Castañeda, el ex Alcalde que ha dejado huella imperecedera de su actividad, lo hizo renacer. El 20 de Agosto, ayer, estuvimos en platea para ver "La Boheme", la inmortal ópera de Giacomo Puccini y que está programada también para el jueves 25 y el sábado 27. Es decir, que nuestro primer Teatro Municipal, resurge espléndidamente con una serie de actividades acorde a su prestigio.

Sin presumir de eruditos y llevados de nuestra pasión a la música, fuimos espectadores de una excelente puesta en escena de la historia de los bohemios, llámense escritores, pintores, músicos o simplemente artistas. Aquel amor nacido entre las necesidades económicas de los estudiantes. El caso de "Mimí" o Lucia como es realmente su nombre y Rodolfo. La una, afectada por la terrible tuberculosis y el escritor, agobiado por la realidad de su drama. Esta es en esencia, la trama apasionante de la más querida ópera del mundo.

Teatro Municipal
de Lima
La soprano Martina Zadro, de alta escuela vocal personificó a la heroína y su voz penetró a lo más hondo del público concurrente. Es una invitada de lujo ganadora de los concursos "Lucia Popp" de Eslovaquia y el de la República Checa "Antonin Dvorak". Andrés Veramendi, es un tenor peruano que merece nuestra modesta aprobación, como público. Nada menos el "Rodolfo" y muy buena su "Che gelida manina", aplaudida con generosidad por la concurrencia. "Oh Soave Fanciulla" a dúo con Martina Zadró, muy emocionante.

No se cual de las dos sopranos que figuran como "Musetta", Sandra Fernández, valenciana de España o la otra protagonista Lorena Aranda, egresada de nuestro Conservatorio Nacional de Música, fue la que estuvo en escena. Ese "Vals de Musetta", realmente impresionante, nos agradó sobre manera. El barítono de Madrid  Luis Cansino, de origen gallego, una lección magistral de canto y actuación como "Marcello" el pintor. Está enamorado de "Musetta" y nos deleitó con la redondez de su voz y sus dúos con "Rodolfo". Muy bueno.

Giacomo Puccini
Como "Schaunard", el músico, estuvo Norberto Marcos, de Buenos Aires y egresado del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón, igualmente expresivo con su tesitura de barítono. Marcelo Otegui, es un Bajo del Uruguay que representó al filósofo "Colline" y que actualmente se perfecciona en Paris. "Alcindoro" estuvo a cargo de Xavier Fernández y es "el protector de Musetta". Zenón García, "el dueño de casa" y completando el reparto Vladimir moscoso, Pablo Obregón y Luis Asmat. Nuestras felicitaciones a todos.

La Orquesta Sinfónica Ciudad de Lima, gran marco musical para "La Boheme" conducida por Emmanuel Siffert, Director suizo y de reconocida trayectoria. Carlos Palacios, Maestro argentino de Arte dramático fue el Director de Escena. Buen aporte del Coro Ciudad de Lima de Javier Sunico, el Coro Nacional Infantil de Mónica Canales y la Banda del Conservatorio Nacional. Palmas para la Realización Escenográfica a cargo de José Sialer y el Vestuario tan adecuado proporcionado por Emilio Montero Schwarz.

Finalmente un reconocimiento especial al equipo técnico y a todos quienes hicieron posible esta puesta en escena de "La Boheme" de Puccini. Loable trabajo y significativo retorno del renovado Teatro Municipal que ha recuperado estructuras que los planos originales requerían y que apuros y burocracia dejaron de hacer. Mi agradecimiento a Mercedes Castro de Serván, RRPP del Banco Continental, que nos permitió, con nuestra señora esposa, retornar a los tiempos gloriosos del Teatro Municipal. ¡Viva la Ópera! Gracias.

miércoles, 17 de agosto de 2011

"ALBERTO CONDEMARÍN VASQUEZ". COMPOSITOR CRIOLLO CON "HERMELINDA", PERIODISTA DEPORTIVO Y ÁRBITRO DE FÚTBOL.

Alberto
Condemarín
Siempre he tenido inmensos deseos de referirme a Alberto Condemarín. Radio Victoria de los años 50 del siglo pasado, fue la concentración de cantantes y compositores de nuestro acervo musical criollo. Teniendo como estrellas a Jesús Vásquez, a Los Embajadores Criollos, Luis Abanto Morales, la Limeñita y Ascoy, el Dúo Costa y Menteverde, Los Trovadores y Mensajeros del Norte, Irma y Oswaldo, Roberto Tello, Los Chamas, Los Dávalos, Las Limeñitas, etc., era el punto obligado para entregarles sus composiciones.

No puedo olvidar a Luis Dean, Polo Campos, Adalberto Oré Lara, Félix Pasache, Emilio Peláez Montero, Abelardo Carmona, Clemente Reynoso y muchos más. Pero hubo uno muy especial al que admiraba porque tocaba el rondín, ya tenía sus años y entregado a la música se olvidaba de todo. Era Alberto Condemarín, gran amigo de José Lázaro Tello y a quien también recordaba como "referí", en las épocas en las que vestían de elegante blanco y con pantalones largos, en el viejo Estadio Nacional de José Díaz. Nada menos que el autor del vals "Hermelinda" con letra de Enríque Príncipe Satorres.

Se lucieron con el vals "Hermelinda".
Admiré a "Los Morochucos" y quedaba extasiado escuchándolos cantar este tema, "Clavel Marchito"  y "Mi Morena", esa danza que sólo la interpretaban ellos. Tener en la cabina de locución a Condemarín, me hacía observarlo de pies a cabeza y sentía una tremenda emoción de saludarlo y comprobar sus ocurrencias de criollo de los Barrios Altos, "5 Esquinas". ¡Cómo olvidar esos "choros" que degustábamos de mañana y de amanecida los domingos en un restaurante de la Av. Iquitos . José Lázaro era el gran oferente, y muchas veces nos acompañaban Carlos Alfonso Delgado y el chino José Ugaz!

Entonces sacaba su rondín y convertía el lugar en escenario de sus habilidades. Decía Niko Cisneros, gran periodista y bohemio, que Alberto estuvo rodeado de guitarras y jamás supo pulsarlas, Pero tenía otra habilidad. Tocaba las castañuelas y era todo un espectáculo. De eso somos testigos. Muy sencillo e incapaz de irse de las buenas maneras a pesar de que las dosis del elixir de la efusión eran altas. Otro vals de renombre de 1920 es "Mi linda Rosa", con versos no suyos y a los que les puso música. "Hermelinda" llegó al mundo un año después, con gran suceso.

Autor de Hermelinda
Nació en 1898 , a propósito, un año antes que Felipe Pinglo del que fue su vecino. Comentó los deportes que se practicaban por aquellos tiempos en la recordada revista "Mundo Gráfico" que con "Sport" y después "Golazo", eran las preferidas de los aficionados al fútbol. Todo un señor. Ya cerca a 1970 y a consecuencia de varias enfermedades, se recluyó en su casa de siempre en Los Naranjos, en su querido barrio de "La Confianza". Se hablaba que tenía medio centenar de composiciones entre valses y polcas.

Este ilustre hijo de padres trujillanos falleció en 1975, como todos los buenos criollos sólo acompañado de los fieles amigos. No recuerdo que por esas fechas hubiera llamado la atención su deceso. Un nombre de mujer fue siempre su musa inspiradora y hasta tuvo un vals "Rosa Elvira" que con "Hermelinda", "Mi linda Rosa" y 10 más, dedicados a ellas, distinguieron su obra de compositor.  Para el compositor ALBERTO CONDEMARÍN VÁSQUEZ", como epitafio en esta reseña diré: "Con él la música era celestial con rondín y castañuelas". Gracias. 


lunes, 15 de agosto de 2011

"LA PASTORITA HUARACINA". MARÍA ALVARADO TRUJILLO. "REINA Y SEÑORA DEL CANTO ANDINO".

Pastorita Huaracina
Conocimos personalmente a María Alvarado Trujillo en mis primeros años de locutor, allá por 1954. Antes, solíamos verla en las embajadas folclóricas que llegaban a los cines de barrio, muy joven y como integrante del cuerpo de baile. La primera grabación que se me quedó en el recuerdo es la famosa "Cervecita Blanca", tema obligado en su repertorio y muy utilizada en las fiestas por otros intérpretes y que se bailaba con alegría y entusiasmo en los cumpleaños o festejos de algún acontecimiento familiar. En 1958 en Radio Excelsior, un inolvidable amigo, nos invitó a conducir su programa "Amanecer Andino". 

Era un desfile de grabaciones y tenía su momento de artistas "en vivo". La mayoría buscaba promocionar sus actuaciones en los diversos coliseos limeños. Allí, en esas madrugadas de invierno, tuve mucho gusto de presentar a "La Pastorita Huaracina", una mujer muy encantadora. Mucho recuerdo a Paulino Rebaza, el primer cantor de "El Mambo de Machaguay" de Luis Pizarro Cerrón. La "pastorita", había adquirido ese nombre en su añorado pueblo de Malvas, en Huarmey, cuando muy niña cuidaba los rebaños en Rehuey Pampa y me contaba que subía a lo más alto y desde allí cantaba y pensaba en su futuro. 

Dueña de una real
simpatía.
La gente le decía "chicche", el nombre de un pajarito cantor, y en esa pureza de aire iba desarrollando sus pulmones con canciones en quechua, su lenguaje de niña. Cuentan que el propietario de una tienda la hacía cantar sobre el mostrador y así se ganaba sus primeras golosinas y que las compartía con todos. También cantaba en la escuela y añoraba con nostalgia los "tanta wuawas", panes que fueron sus primeras muñecas y que las vestía con candor infantil. No le duraban mucho porque era el alimento diario. La "pastorita" le llevaba queso a su profesora para que le enseñara a hablar en castellano. La esperaba un futuro maravilloso. 

Se inició el 19 de Diciembre de 1942 como bailarina y después triunfó en el canto con "Quisiera "Quererte", "Así Canta Ancash", "Malvacina" y otros temas como "El Borracho", del cual hacía una pintoresca versión y muy pedida por su público. Asistimos a la celebración de sus 50 años de artista en el Club Ancash y le dimos un Diploma a nombre de la Asociación de Locutores del Perú, de la que fue socia. Laboró como locutora en Agricultura, Nacional, la Crónica y Santa Rosa. Otra faceta de Maria Dictenia Alvarado Trujillo, con la que tuve el honor de bailar y disfrutar de su cariñosa amistad y que reseño con mucho agrado.

Recibió distinciones
muy especiales.
Fue considerada Patrimonio Viviente de la Nación. El Congreso la distinguió como Comendadora de la Nación. Recibió Las Palmas Artísticas en el Grado de Maestra y el Ejecutivo le otorgó La Orden del Sol en el Grado de Gran Cruz. Intervino en política y fue una gran figura que jamás perdió su modestia y dignidad. La "Patorita Huaracina" se nos fue un 24 de Mayo de 2001 sin que nada hiciera presagiar su deceso. Estuvo activa y aparentaba buena salud. Sus cenizas fueron arrojadas al río Santa en su querido Huaraz, diseminando su recuerdo y espíritu cantor, que le da un sonido especial a sus aguas.

María Alvarado Trujillo tuvo dos hijos: Luz Elena Romero Alvarado, abogada, y Kimilsun Hipólito Alvarado Trujillo, Administrador de Empresas. Su padre Don Hipólito, fue agricultor y Director de la Banda de Música y Doña Micaela una campesina de linda voz. De aquellas raíces heredó su talento y arte. Figura de relieve y luchadora constante por los derechos del artista andino. Mi modesto homenaje a la "Pastorita Huaracina". Su voz es inmortal y allí perduran sus grabaciones como testimonio de arte y talento. Los santos estarán alegres de escucharla cantar su "Cervecita blanca", ahora convertida en Ángel de Dios. Gracias. 

sábado, 13 de agosto de 2011

"SEVERINO SEDÓ GAVALDÁ". COMPUSO LA MARCHA GUADALUPANA Y QUEDÓ INMORTAL PARA SIEMPRE. DEDICADA A LAS PROMOCIONES DEL GRAN COLEGIO NACIONAL.

Colegio Nacional
Nuestra Señora de
Guadalupe.
Esta reseña de un grande de la música, se la debo a la Dra. Rosa Sedó Mendiola, nieta del artista e hija de Juan Sedó, el gran locutor y pionero de las transmisiones deportivas en el Perú. Me acompaño con las vibrantes notas de la Marcha Guadalupana, aquella que aprendimos de nuestros hermanos mayores que tuvieron el honor de conocer a SEVERINO SEDÓ GAVALDÁ, el maestro catalán que llegó al Perú a comienzos del 1900. Un pianista de polen das y con unos deseos de repartir sus bondades a los colegiales peruanos. Se integraría al Guadalupe en 1912 cuando 29 años lo habían cimentado en su nueva Patria. Agradezco también por su crónica al periodista Carlos Roberto Marroquín, investigador y estudioso de la historia de Severino Sedó.

Pero el joven de Tarragona, tuvo que ganárselas en un principio en las Iglesias limeñas. Haciendo música sacra y con su dominio amplio del piano, fue conquistando admiradores. Le fue fácil obtener simpatías por su carácter alegre e introvertido. Amplio y bondadoso. Comentaba en la reseña de Juán Sedó, su hijo, que con él demostraba una unión fiel que era admiración de todos. Los buenos años de éxito en la radio y el Congreso, no fueron motivo para que se alejara de su padre. Esta comunión familiar, es recordada siempre por los colegas que todavía subsisten y que admiraron al locutor y su padre.

La Marcha Guadalupana
de SEVERINO SEDÓ.
Severino Sedó Gavaldá, escribió la letra y música de su famosa marcha en 1930. Más de 8 décadas que guadalupanos y amantes de la buena música, cantan tan bella y vibrante canción. Sin exagerar, tiene virtudes de obras como "La Marsellesa de Francia" o "La Marcha Triunfal" de la ópera "Aída". En Fiestas Patrias, los muchachos del Guadalupe marchan con honra al compás de su Banda y cantando orgullosos el "Abrid ancho paso, las Palmas batid..." y, evocando aquellos tiempos de la celeste y a paso marcial, ganan siempre los gallardetes en franca lid e imponiendo su presencia en el Campo de Marte. 

Se cuenta que César Vallejo, nuestra gloria poética logró, por esos años, una plaza para enseñar Gramática. Flaco y enjuto, joven todavía y recién llegado al Guadalupe, mostraba la timidez del provinciano. Severino Sedó advirtió su trance y en vista de que no aprovechaba el momento del almuerzo, lo invitó a su casa en la Av. España y lo acogió durante tres meses. Esta nobleza y en gratitud quiso ser pagada por Vallejo con "Los Heraldos Negros". Sedó no aceptó, por que era   patrimonio del poeta. Le adquirió entonces el primer número de su revista y cuyo precio era realmente "Un Sol de Oro". Enfermó Juan de tifoidea y Vallejo le acompañó recitándole sus obras.

Fachada del Colegio Nuestra
Señora de Guadalupe.
En una oportunidad en Arica, mientras las fuerzas chilenas izaban su bandera, Severino Sedó, para sorpresa de todos, cantó a todo pecho de catalán el Himno Nacional del Perú. Conmocionó a propios y extraños. La Patria Peruana se había metido en su corazón y pese a que se exponía a quien sabe cual reacción de los chilenos, guardó compostura y se retiró glorioso. Dicen que Don José Pardo y Barreda, Presidente del Perú solía pasear a caballo por el Guadalupe. Oyó voces y piano e ingresó a las aulas llevado por su oído musical. Ingresó al salón y le dijo: ¡Así se enseña Maestro! Ese día, Severino Sedó almorzó en Palacio de Gobierno.

Se casó con la dama chinchana Angélica Gonzales del Valle y tuvo tres hijos: Juan, Pilar y Angélica. Fue un matrimonio ejemplar y cuando dejó este mundo, durante sus exequias se entonó "La Marcha Guadalupana" con tanto fervor y éxtasis que, cuentan los diarios de entonces, ocurrió una manifestación de color celeste y que acompañó al Maestro hasta su última morada. SEVERINO SEDÓ GAVALDÁ, vive siempre en el corazón de los peruanos, porque hizo mucho por sus estudiantes y la niñez. Recibió las Palmas Magisteriales y hoy radica  al lado de Dios, quien sabe haciéndolo sonreír  Músico y compositor inmortal. Gracias.

martes, 9 de agosto de 2011

DINA RODRÍGUEZ NÚÑEZ Y LA PÁGINA EN FACEBOOK DE "LA FAMILIA RODRÍGUEZ".

Las hermanitas Rodríguez.
¡Bienvenidos a Facebook!
Con el mismo temperamento de sus padres, Dina Núñez y Alberto Rodríguez, nuestro personaje de turno se dedica a difundir las hazañas de "La Familia Rodríguez". A quienes no conocen su historia les digo que es toda una numerosa familia que nació genéticamente musical en el Perú. De Machu Picchu, sus aires andinos buscaron el rastro de dos jóvenes de distintas familias y encontraron a una chica guapa de gran voz y soprano y a un varón de Huarocondo, ansiosos ambos de cantarles a las leyendas y los mitos.

Dina, tuvo que bajar de la emblemática cuesta de San Blas para buscar una oportunidad de actuar y cantar en Radio Tahuantinsuyo y Alberto, el de Huarocondo, hizo lo mismo. Allí se conocieron en plena juventud y quien sabe cuáles fueron sus pensamientos en aquel momento. Era una lucha entre el concurso y el fuerte impulso de declararse su amor. Tuvieron calma y cada cual actuó y triunfó. Ella ganó ampliamente en "Solistas" y él, con su grupo instrumental, en la categoría "Estudiantinas". Ya eran dos triunfadores.

"Mamá Dina" danza frente a
la grandeza de Machu Picchu.
Aquel año de 1959, con toda la emoción de sus victorias, Dina y Alberto divisaron a Cupido. Este los había seguido y flechaba a cada uno con dardo certero en el corazón. Sus sentimientos comenzaron a alterarse algo más, se hallaron de sorpresa iluminados por la tenue luz del atardecer y cuando la sombra de la noche los envolvió misteriosamente, sin palabras y motivados por ese ambiente, sólo con las miradas, se dijeron amor. Era la magia del crepúsculo maravilloso y allí empezó a formarse, poco a poco, "La Familia Rodríguez".

Primero llegó Moisés y sin necesidad de ser salvado de las aguas. Su cunita fue una guitarra y se dormía al arrullo de una quena. No demoró en hacerse presente Dina y no lloró. Cantó sublimemente con candor. Sus padres ¡ya tenían la pareja! Pero no. La cigüeña trajo a Marcia, dulce como la mamá. Estaban dos a uno y Alberto quizo empatar y fue por Gabriel. No contento con ello, buscó la victoria y encontró a Ramón y gritó de júbilo porque se parecía a él. Este niño golpeaba las bolitas con la quena de papá.

Con nuestra Jesús
Jesús Vásquez posa
"Mamá Dina".
Mamá Dina salió al frente en busca de Irma, María Jesús y Maritza. ¡Tres bellezas de niñas! Tres encantos musicales! Estaban cuatro a tres. Esto se ponía bueno y lo bonito es que en aquel campo de juego no había violencia. Todo era amor y esperanza en los rostros de Dina y Alberto pero, aprovechando de una nota alta emitida por su soprano, en esa agudez del sonido y cuando el árbitro iba a hacer sonar su silbato, cual Guerrero en el Estadio, colocó a Jesus "el Viejo" y a José Francisco "Pancho". ¡Empate!

Toda esta historia y más, podrá repetirla en Facebook. Con paciencia marcar http://www.facebook.com . Se comunicará con ellos y les confesarán sus secretos. Hay todavía solteros y... quién sabe sea su oportunidad de seguir la tradición y forjar otra familia musical. ¿Se repetirá el milagro? Entreténgase y sea amigo de la "FAMILIA RODRÍGUEZ". Quiero ilusionarme con soborear alguna vez la sazón de "Mamá Dina". Tiene fama de cantante y de lo otro también. ¡Se me hace agua la boca! Un abrazo. Gracias.

lunes, 8 de agosto de 2011

"EL DÚO DE ORO" MÓNICA Y VÍCTOR HURTADO. ACTÚAN EN LOS ESTADOS UNIDOS DE NORTE AMÉRICA.

Mónica y Víctor Hurtado
"El Dúo de Oro".
Me encontraba en estos viajes cibernéticos y nos llegó de pronto un envío musical de parte de "El Dúo de Oro". Pese a que los años nos tienen sumergidos en el mar de los recuerdos, esto era nuevo para mi. Curioso "abrí el sobre" y me encontré con "Quemai'to nomás", un festejo de Víctor Hurtado Riofrío que me dejó caliente. Es que te llama a moverte y, con el frío que nos acompaña, entramos en calor. Buena la interpretación de Janny Rojas y su agrupación, gente joven y nueva en busca de lograr sitial en la vitrina. Después, en otro "sobre", otro tema del mismo autor e igual intérprete en ritmo de vals criollo: "Alguien como tú". Quedé satisfecho.

Empecé a comentar en el lugar que corresponde y me sorprendió la cantidad de gente que felicitaba al autor de los temas citados y al buen cantor Janny Rojas, que mostraba su versatilidad en dos diferentes estilos. Me dirigí a Víctor Hurtado Riofrío para saber algo más de "El Dúo de Oro" y la respuesta fue inmediata. Mónica, que es su esposa, cantaba desde los 5 años en las reuniones de sus abuelos y a los 17 gana el concurso "Por la Puerta Grande" en América Televisión. Obtuvo el más alto puntaje para hacerse del triunfo. Una abejita musical la picó y le dejó para siempre su dardo incrustado en su espíritu.

Víctor, también andaba por los mismos caminos pero a este lo picó una avispa más criolla que Pinglo. Le dejó "swing" y sabor. Me cuenta que se conoció con Mónica en una serenata de cumpleaños y que tuvo que esperar dos años para descubrir que la amaba. ¡Los unió la música! Juraron "amor y terno" y como lo dice Oscar Avilés, "hubo mucho amor pero el terno..." ¡No encuentran al sastre! Qué interesa. Es una pareja feliz que un 13 de Abril de unieron para siempre y tuvieron su primer descendiente al que llamaron "Dúo de Oro". ¡Mellizos y cantores! Un dúo mixto que deja su nombre muy en alto en USA.

Evoca con nostalgia al grupo "Juventud Criolla" del  que fue uno de sus fundadores en esos aires de Santa Marina Sur en el Callao. Como las golondrinas y en busca de refugio para formar su nido de ilusiones en el arte musical, emigran en 1979 a los Estados Unidos y es Nueva Jersey la ciudad que los acoge. Ingresan a la farándula criolla y es el empresario Jorge Arce quien los bautiza como "El Dúo de Oro". Participan en un Festival de Canciones Inéditas en Paterson con "Vuelve a mí", escrito por Mónica, ocupan el segundo lugar y el derecho a grabarlo. Los diarios hablaron hasta el cansancio de estos triunfadores.

Llegan los contratos y "El Dúo de Oro" va adquiriendo aceptación y fama. Víctor, se va cimentando como compositor y nos hay gira por los diversos Estados que no cuenten con ellos. Alternan con figuras famosas que visitan Estados unidos como "Irma y Oswaldo", "Las Limeñitas", "Luis Abanto Morales", "Lucía de la Cruz", "Bartola" y muchas más. En 1987, el dúo es solicitado para grabar el primer L.P de la Asociación de Artistas Peruanos y escriben e interpretan "Lejos de ti", que también lo interpretan "Mirna y Zarela" y Anita Chinchay "La Criollísima". Ya destaca Víctor Hutado Riofrío como compositor.

Hay mucho para destacar de Mónica y Víctor Hurtado "El Dúo de Oro". Los he oído en You Yube con una versión muy singular de "Cuando Llora mi Guitarra" de Polo Campos. Adquiere este vals otra dimensión en la combinación de voces y un contralto que domina a la perfección Mónica. Hay buena estampa de ambos, se lucen jaraneros y románticos. Han grabado también boleros y es característica de esta pareja de novios que ha encontrado su destino de unión en la música. Mi aplauso y felicitación por representar muy bien al Perú. Seguiremos oyéndolos y un abrazo para Mónica y Víctor Hurtado, componentes de "EL DÚO DE ORO". Gracias.